No es necesario haber padecido un caso en particular o ser versado en derecho para conocer las serias dificultades que tienen los niños respecto al cumplimiento del deber alimentario, pues aunque el progenitor que tiene la guarda, en general la madre, es el representante legal de ellos durante la menor edad, la cuota alimentaria es en su favor. Las separaciones nunca son fáciles y median infinidad de motivos por el cual el progenitor que debe pagar alimentos no cumple, ya sea por cuestiones afectivas o económicas. En los tiempos que vivimos, máxime cuando reanudan su vida luego de la ruptura del vínculo el hecho de cumplir con la obligación alimentaria hacia los hijos de un primer matrimonio y mantener una nueva #Familia no es para nada una tarea fácil.

Anuncios
Anuncios

Pero la ley es clara: los #Niños deben preservar sus necesidades básicas satisfechas…después de todo y aunque sea verdad de Perogrullo, no eligieron venir a este mundo.

Cuando esto sucede ya es norma por diversos fallos, doctrina y porque lo recepta el Código Civil – y el nuevo Código lo regula expresamente- QUE LOS ABUELOS DEBEN HACERSE CARGO DE LA DEUDA ALIMENTARIA DE SUS NIETOS O DE LA DIFERENCIA SI LOS APORTES DE SU HIJO DEUDOR SON INSUFICIENTES. Antes era una obligación subsidiaria - podía o no tomar el juez la medida en forma secundaria pero ahora está expresamente regulado y se los ejecuta en forma directa.

Los abuelos tienen prioridad en la obligación, le siguen los hermanos ya sean bilaterales –con ambos padres en común-, o unilaterales –un solo progenitor en común ( comúnmente se los denomina medios hermanos)-.

Anuncios

Ahora también aclara la ley que si bien es prioritaria de los abuelos la obligación, lo harán quienes estén en mejores condiciones de hacerlo y si hubiese más de uno, el juez dividirá la cuota en partes iguales o dependiendo de los ingresos de cada uno. O sea que si un abuelo tiene la jubilación mínima y un tío del niño está en mejores condiciones el juez podría exigirle el pago a ese tío, si hubiera dos dividiría la cuota entre los dos. Eso sin perjuicio que disponga que los abuelos cooperen en la medida de sus posibilidades.

Aquí se tienen en cuenta preceptos constitucionales, tratados de #Derechos Humanos y la ley 26.061 que regula la operatividad en Argentina de los derechos de los niños y jóvenes según la Convención: los derechos de los niños siempre tendrán prioridad ante los derechos de los abuelos o tíos.

Pero también es un derecho-deber, ya que así como ese vínculo es tan importante que puede ser obligado a pagar alimentos, también la ley prioriza el derecho de visitas a los abuelos. Infinidad de veces el abuelo se ve perjudicado en cuanto al vínculo que tenía con sus nietos ya que la conflictiva familiar indefectiblemente –para mal-, se hace extensiva a la familia ampliada. Pues también tienen derecho a exigir ese fortalecimiento del contacto ya que los niños no tendrán una identidad integrada si no reciben ese legado cultural y afectivo de todos.