Hoy, la marcha parecería haber quedado atrás. Al poco tiempo de que esta ya había sucedido, la sociedad pareciera ni acordarse de lo ocurrido el mes pasado. ¿Fue esta marcha en vano? La idea no era que las víctimas, familiares y conocidos de la #Violencia de género se reunieran únicamente ese día para manifestarse, para contar experiencias vividas, para reclamar peticiones. El verdadero objetivo de la movilización era que esto quedará impregnado en todos nosotros.

Obviamente, los cinco requisitos de la marcha todavía no se han puesto en práctica, ya que “ha pasado poco tiempo”. La idea principal es que se cumplan, para que ésta no haya sido en vano y la sociedad crea que su palabra, sus acciones y sus ideas tienen valor. La violencia de género es aquella conducta que se realiza de manera consciente y adrede para generar algún tipo de daño a la víctima del sexo opuesto. Este tipo de violencia física o psicológica, pareciera ser cada vez más común en nuestro país.

La inseguridad en nuestro país aumenta con frecuencia, todos los días, a veces sin que nos diéramos cuenta, ya que pareciera estar naturalizado. Hay listas de nombres de mujeres quienes fueron víctimas de la violencia, el acoso y la muerte. Una lista de nombres los cuales, lamentablemente, son muy pocos los que llegan a tener repercusión en la sociedad. Primero fue Candela, después Ángeles, Chiara, Lola, Daiana… los nombres varían pero el problema sigue siendo el mismo.

A veces pareciera que solo nos acordáramos de aquellos nombres de víctimas fatales, que parecerían ser un caso extremo de violencia. Pero estas mujeres no son las únicas que sufrieron el femicidio. No tenemos por qué llegar a casos extremos para que la sociedad tome conciencia de lo que sucede hoy en día.

El maltrato hacia la mujer se puede observar en todos lados: desde la parada del colectivo, en la fila del supermercado, hasta en una oficina. Es algo constante, que a veces pareciera ser algo “normal” en nuestra sociedad. Pero no debería ser así. 

#Argentina #Ni Una Menos