El K5 de Knight Scope promete capacidades mejoradas para la vigilancia. La empresa ubicada en Silicon Valley está actualmente probando un prototipo de robot diseñado para detectar y monitorear toda actividad criminal, cumpliría el papel que hacen los guardias de seguridad o un agente de policía.

Es un robot autónomo de un metro setenta aproximadamente, construido para deambular por vecindarios, observar y recopilar datos y tratar de predecir dónde y cuándo se puede producir una actividad criminal. No tienen incorporado ningún tipo de armamento pero tiene un conjunto de sensores bastante completos, que incluyen imágenes térmicas, lectura de matrículas y reconocimiento facial. Este tipo de vigilancia va un paso más allá de las ya conocidas cámaras de vigilancia fijas.

El nuevo robot K5 podría sustituir a los guardias de seguridad de los aparcamientos o de los centros comerciales, ya que tiene la capacidad de detectar cualquier comportamiento extraño. Knight Scope hasta el momento tiene construidos siete dispositivos de estas unidades pero para fin de año tiene previsto desplegar cuatro más.

La Start Up comenzó a probar prototipos de robots en el año 2013, los K5 tienen incorporados 4 cámaras de alta definición con las cuales graban todo lo que ocurre a su alrededor, también poseen micrófonos con los que captan todo el sonido ambiente y un sensor de temperatura, por si hay niveles de dióxido de carbono en el aire. Las diferentes unidades se pueden comunicar entre sí, utilizando una red WiFi o una red inalámbrica. La batería tiene una duración autónoma de 24 horas y se pueden recargar en tan solo 20 minutos, el robot auto detecta cuando se le está por agotar su batería y se traslada a un centro de mandos para recargarse. Si lo quieren agredir, se para, y en un breve tiempo suena una alarma alertando al centro de control. Lleva incorporado un botón en la parte superior, por si algún ser humano necesita asistencia, de esta manera se puede comunicar con un centro de operaciones.

Al K5 se lo puede programar para que se mueva por un área específica, tiene instalado un GPS para no chocar con los posibles obstáculos, la primera vez que se le asigna un sitio hay que ingresarle los datos para darle un mapa base y que este se ubique, después de ahí el K5 comienza a construir su rutina sobre eso. A Principio de mes se podía ver varios dispositivos patrullar por el campus de Microsoft, en Knight Scope afirman que ya tienen clientes interesados, sobre todo empresas de seguridad. Al robot se le irán agregando más aplicaciones. Actualmente trabajan en una para estudiantes universitarios, si necesitan ayuda en el campus, pueden solicitarla a cualquier robot que se encuentre en la zona, sobre todo por las noches.