Pocas empresas podrían haber evitado este ataque que devastó a Sony Pictures, expresó el FBI durante la audiencia en el Comité de Banca del

Senado en materia de cyber seguridad. El malware que se utilizó podría haber logrado superar el 90% de las defensas que están hoy en día utilizando las empresas privadas y habría sido dispuesto a desafiar incluso al del gobierno estatal. Así lo informó el director adjunto Joe Demares, de la oficina de investigación de la cyber división. Estos comentarios fueron confirmados más tarde por el FBI.

Demarest en una conferencia de seguridad cibernética el día martes, dijo que el FBI todavía no ha podido confirmar ni determinar quién estaba detrás de los ataques contra Sony Pictures.

Anuncios
Anuncios

Los comentarios de Demarest se alinean con los de Kevin Mandiant, quien fue contratado por Sony para investigar los ataques. En una nota interna que el CEO de Sony Pictures, Michael Lynton, recibió de Mandiá calificó el ataque como "sin precedentes" para lo que Sony ni ninguna otra compañía podría haber estado totalmente preparada. El grupo autodenominado "Guardianes de la Paz" violó el sistema informático de Sony el 24 de noviembre, y luego filtró documentos financieros, películas inéditas, información confidencial sobre empleados y celebridades y muchos detalles sobre el funcionamiento interno del departamento de seguridad de Sony.

Una evidencia circunstancial había apuntado hacia Corea del Norte, que esta podía estar involucrada en los ataques cibernéticos hacia la compañía, incluyendo similitudes en el malware utilizado anteriormente por Corea del Norte contra empresas y bancos de Corea del Sur en el año 2013.

Anuncios

Corea del Norte, ha negado todas las acusaciones de su participación y expresó su apoyo a la corte durante el fin de semana. Un portavoz dijo que "la piratería contra Sony Pictures podría ser obra de partidos simpatizantes de la RPDC (república democrática popular de corea)

Demarest expresó que el FBI determinó que el ataque fue muy organizado, sin duda muy persistente y que tenía un nivel de sofisticación extremadamente alto.

Un correo electrónico filtrado por Sony decía que esperaban el día lunes reunirse con funcionarios del FBI para discutir cómo deben manejar la información personal que incluyen nombres, números de teléfono y números de la seguridad social.