Los usuarios alegan que Google procedió, en contra de lo que dicta la enmienda de la unión europea, en la que dice que hay que pedir permiso antes de guardar las cookies de un usuario, este sistema permite recordar las páginas webs por donde el usuario estuvo navegando y recolectar sus preferencias en cualquier dispositivo con conexión a #Internet.

Google se presentó ante el tribunal supremo del Reino Unido con el argumento de que la justicia de ese país no tiene jurisdicción para llevar a juicio esa demanda, que fue realizada en el mes de enero por un grupo de usuarios acusando al gigante de internet de atentar contra la privacidad.

Más concretamente el conjunto de usuarios, utilizaban el navegador de Apple Safari, y se quejan de que entre el año 2011 y 2012 el navegador presuntamente controlaba las búsquedas y les enviaba publicidad personalizada.

Como la multinacional de Google su oficina central se encuentra en los Estado Unidos en California, considera que el Tribunal Británico no tiene jurisdicción, y que ese no es el sitio adecuado para interponer una demanda, por eso les pide a los consumidores que están descontentos que presente y hagan sus descargas en el país de origen.

Entre estas reclamaciones, el grupo de demandantes asegura que Google hace un muy mal uso de la información privada de las personas, y que pone sin consentimiento del usuario "cookies" en todos los dispositivos, esto es una transgresión de la confianza y una violación a la ley que protege los datos en el Reino Unido desde el año 1998.

El grupo vuelve a recalcar y reiterar que Google, en contra de lo que dicta una enmienda de la UE del año 2009, actuó igual, en esta quedaba establecido que se debe pedir permiso al cliente antes de guardar cookies en los dispositivos.

La ex directora de la Revista "Index on Censorship", Judith Vidal Hall es la encargada de liderar este grupo y alega que Google en ese periodo causó angustias y vergüenza a los usuarios de su país y por eso pide que se presenten ante los tribunales del país para rendirles cuenta.Vidal Hall afirmó que Google representa un papel grande en el Reino Unido, allí posee una página específica, dispone de trabajadores, comercia con publicidad, que les genera mucho dinero, y por ese motivo califica de ridículo que no quieran responder ante las autoridades del Reino Unido, y le parece inmoral y arrogante pretender que los usuarios tengan que interponer sus demandas en los estados Unidos.



El defensor de esta causa en representación de Google, Anthony White, afirmó que para que esa demanda llegue a prosperar es necesariamente que se demuestre que la conducta se realiza repetidas veces, y en el caso que los usuarios llegaran a ganar esta demanda la indemnización causada por las molestias sería muy insignificante. También aseguró que para que puedan demostrar en el juicio si tienen razón los demandantes, necesitan muchos tipos de pruebas de como funcionan las páginas web, los buscadores y en especial de cómo se desempeñan las cookies, esto solo les podria llegar a ocasionar un gasto de 1,4 millones de euros.