La descarga ilegal de películas, música y cualquier otro producto artístico sigue siendo un dolor de cabeza para las autoridades responsables de cada país. Pululan las plataformas de descargas piratas a las que recurren miles de usuarios deseosos de encontrar el ansiado filme, esos mismos que sepultarán prontamente a cada uno de ellos cuando la ley así lo disponga y, de este modo, buscarán otro proveedor con idéntico destino. Calidad, rapidez, novedad, cada cual ofrece lo que puede. La controversia –legal y ética –está instalada, y nada parece detener a este oscuro sector de la industria cinematográfica. Tanto es así que, según acaba de informar la agencia Europa Press, la cantidad de descargas piratas en lo que va del año es realmente asombrosa.

Anuncios
Anuncios

Y los escogidos son… De acuerdo al relevamiento de la empresa Expicio, el primero en la lista de preferencias fue El lobo de Wall Street con poco más de 30.000.000 de descargas. Di Caprio no habrá ganado un Oscar, pero evidentemente ha conseguido mucha popularidad en el 2014. Los próximos en este ranking de piratería son Frozen con casi treinta millones, seguido de cerca por Robocop y Gravity (20.357.000). Saltando algunos lugares, en el puesto diez está Doce años de esclavitud, continuado por Los Juegos del Hambre: En Llamas y cerrando el puesto 20, El Único Superviviente con 19.130.000, un número para nada escueto, por cierto.

Las otras lecturas. La descarga pirata de películas, a diferencia de otras artes como la música o los libros, permite otra perspectiva de la situación.

Anuncios

Tal como lo señalaba hace un tiempo atrás Marc Milot, el éxito económico de una película no se ve opacado directamente por la piratería. En el artículo publicado por Social Research Network, su autor explica que quienes deciden ver un filme en otras condiciones que no sean la de un #Cine o con la calidad óptima de reproducción, aunque no tuviera disponible una copia pirata, tampoco iría a un cine. De momento, la cuestión legal desequilibra a la industria cultural y apremia a los responsables políticos a tomar medidas que regulen esta nueva modalidad que se ha popularizado, inclusive y lamentablemente entre los más pequeños, quienes desconocen que descargar material de forma pirata es un  delito.  #Internet