¿Qué pueden tener en común un libro, un disco de una banda indie, un largometraje, un recital de rock y una causa social? El crowdfunding. El crowdfunding o financiamiento colectivo es una forma de hacer realidad distintos tipos de proyectos, ya sean culturales, tecnológicos, solidarios, artísticos, entre otros. Un grupo de personas aporta pequeños montos de dinero para financiar un proyecto, en un período de tiempo determinado.

Existen varias páginas y diferentes métodos de esta modalidad que lleva varios años en pleno crecimiento, pero el más extendido, y tal vez el más efectivo, es el de las recompensas.

Funciona así.

Anuncios
Anuncios

Supongamos que usted tiene una idea de emprendimiento o un proyecto, para el cual necesita dinero, pero no puede pedir un crédito al banco porque no se lo darían, ya sea por el monto que necesita, o porque no reúne las condiciones que le solicitan. Tampoco tiene a quien pedirle prestado y menos quisiera recurrir a un financista. Entonces acude a una de estas plataformas, en las que colaboradores aportan sumas de dinero, grandes o pequeñas, que a cambio de este apoyo reciben recompensas. Estas pueden ser de lo más variadas, como por ejemplo la pre-compra de un producto, una experiencia, una entrada, etc.

La plataforma además brinda difusión para poder lograr la totalidad de su objetivo, realizando campañas. Hay plataformas como por ejemplo Idea.me, en las que se puede optar por dos formas de recaudación.

Anuncios

Una es del tipo “todo o nada”, donde el creador del proyecto debe alcanzar el 100% del objetivo antes de que termine el tiempo que se fijó para llevarlo a cabo. En caso de no lograrlo, se devuelve el dinero a los colaboradores y la persona no cobra nada.

En la recaudación “todo suma”, también se debe cumplir un objetivo pero si no lo hace, cobra el porcentaje alcanzado a la fecha de finalización. Al elegir esta forma, se debe presentar de antemano un plan de cómo se utilizarán los fondos en este caso. Esta forma es útil para las causas orientadas a lo social, que aún no cumpliendo la totalidad del objetivo, podrán hacer uso de lo recaudado para la causa.

¿Pero qué lleva a la gente a colaborar con proyectos de otros? Uno de los motivos es la cercanía o familiaridad. La red de contactos del emprendedor son claves a la hora de buscar apoyo: familiares, amigos, colegas, todos tienen la posibilidad de aportar su granito de arena. Pero muchas veces también colaboran desconocidos, fans o simpatizantes del creador. La gente se ve atraída por las ideas y por las personas que las llevan a cabo y sienten la necesidad de apoyar iniciativas que los inspiren de alguna manera. Por eso es tan importante crear una forma emotiva y creativa de transmitir el proyecto para incentivar las ganas de colaborar.

Anuncios

Otro motivo es porque a la gente le gusta ayudar y sentirse parte de un proyecto, de una causa, o de una experiencia cultural.

Las recompensas son otros de los motivos, ya que cuanto mejores, más divertidas y originales sean, mayor interés generarán entre los colaboradores. Un tour por un atelier, una cenar con un grupo de teatro, tener una clase particular o la primicia de un producto nuevo son solo algunas de las recompensas que incentivan la participación.

En los últimos años la presencia del crowdfunding en Latinoamérica ha crecido sustancialmente, haciendo que cientos de proyectos se concreten. Si bien no lo hace al paso que en otros lugares del mundo, avanza y se fortalece año a año. Se ha transformado en una alternativa, en una forma colaborativa y transparente de aportar, para lograr cosas que tal vez de otra forma no se podría. Pareciera que el lema “uno para todos y todos para uno” de Alejandro Dumas, aún sigue vigente, en su versión 2.0. #Internet