"Nuestra tragedia hoy es un universal temor corporal, sufrido por tan largo tiempo que ya hemos aprendido a soportarlo. Ya no existen problemas del espíritu; sólo queda este interrogante: ¿Cuándo me harán volar por los aires?"

Con estas palabras promediaba su discurso de aceptación del premio Nobel el genial escritor estadounidense William Faulkner, en 1950. Con la Segunda Guerra Mundial concluida hacía sólo unos pocos años, y con el tristísimo bombardeo atómico a Hiroshima y Nagasaki, la humanidad era testigo, por vez primera, de hechos que podían acabar con todo en poco tiempo. El apocalipsis no era ya un pasaje bíblico, era una posibilidad que se sentía en la carne.

Anuncios
Anuncios

Pasaron los años y sólo las películas de ciencia ficción quedaron para recordarnos que todo podía volar por los aires en unos pocos minutos o segundos. En 1978, en el film  Star Wars  asistíamos la prueba del arma definitiva: La estrella de la muerte. El conejito de indias fue el planeta de Alderaan que, como Hiroshima y Nagasaki unas décadas antes ,voló por los aires en unos segundos. Afortunadamente, era sólo ficción.

Sin embargo, pasaron los años y la ciencia cada vez se acercaba más a la ciencia ficción. Poco a poco, lo que veíamos en el cine comenzamos a verlo en los noticieros.

El láser japonés que emula a "La estrella de la muerte"

Según dio a conocer el periódico Asahi Shimbun el pasado 28 de julio, el equipo científico de la Universidad de Osaka afirmó haber disparado un rayo láser de 2 petavatios de poder.

Anuncios

Un petavatio equivale a mil billones de vatios. Como comparación, se dice que es mil veces la electricidad consumida en todo el mundo. Otro ejemplo es el que da el sitio Popular Science, que sostiene que un láser de 50.000 vatios fue utilizado para derribar un drone a un kilómetro  medio de distancia. Este evento representaría un nuevo récord en la carrera tecnológica, ya que la marca anterior la detentaba la Universidad de Texas, habiendo activado un rayo láser de un petavatio.

Sin embargo, esto es sólo el comienzo, según declaró Junji Kanakawa, profesor asociado de ingeniería eléctrica de la Universidad de Osaka: "Con una acalorada competición en el mundo por mejorar el funcionamiento de los láseres, nuestra meta ahora es incrementar nuestra potencia a 10 petavatios".

 Todd Ditmire, líder del equipo encargado de desarrollar el mencionado láser, le señaló al Longhorn Network: "Esta es la luz más brillante en el universo." 

¿Está cerca una guerra de armas láser?

Ciencia básica y ciencia aplicada

Aunque los números suenan escalofriantes, por ahora están en un terreno de experimentación más cercano al de ciencia básica y las matemáticas que al de la ciencia aplicada.

Anuncios

En efecto, para poder generar un rayo láser de tal potencia se necesita un sistema inmenso, conocido como Láser para Experimentos de Ignición Rápida, o LFEX por sus siglas en inglés. Este LFEX tiene cerca de cien metros y un sistema de varios espejos y aparatos de amplificación.

Además, el tiempo de funcionamiento fue de un picosegundo, es decir, una billonésima parte de un segundo. En ese tiempo desarrolla la misma energía que un horno microondas durante dos segundos, y no llega a proyectarse a kilómetros como en las películas. Por lo tanto, por ahora no hay nada que temer, el arma definitiva es una posibilidad teórica avalada por cálculos matemáticos y posibilidades tecnológicas, pero aún lejos de ponerse en funcionamiento. #Educación