Pokemon Go, el famoso juego de realidad aumentada, ya superó los 100 millones de usuarios en todo el globo. Al ser tan famoso, es lógico que esté generando controversias de todo tipo. La última dice que la aplicación es diabólica. Esta afirmación surgió en las iglesias evangélicas de los cinco continentes , pero inmediatamente se hicieron eco los medios de comunicación, los cuales empezaron a prestar atención a tal afirmación para ver que hay de cierto y que de mentira.

Las iglesias evangélicas dicen que en realidad Satanás inventó el juego para controlar a los niños, jóvenes y adultos. A través de la aplicación, el diablo impone sus valores: cazar y matar para ser un ganador.

Anuncios
Anuncios

La gran premisa de Pokemon Go podría ser 'si quieres ganarlo todo, debes arriesgarlo todo'. De hecho, ahí están los usuarios hipnotizados tratando de atrapar pokemones. Cruzan la calle sin mirar a ambos lados, manejan con el celular en mano, saltan las rejas de un cementerio a cualquier hora, etc.

No sólo las creencias cristianas desaprueban la aplicación. En Arabia Saudita las autoridades lo definen como maligno y anti-islámico. Están tratando por todos los medios de prohibirlo ya que lo consideran tan nocivo como el alcohol, algo prohibido entre los musulmanes. Lo peor de todo es que la autoridades le piden límites a Nintendo, el dueño de la marca, pero no han acatado ninguna orden. Los intentos por controlar al juego no tuvieron éxito.

Cuando alguien empieza a jugar a Pokemon Go, está autorizando a que tenga acceso a su ubicación, su cámara y todos los datos que tenga en su cuenta de Google.

Anuncios

El juego es un elemento perfecto para controlar a todos los habitantes de la Tierra, todos formaríamos parte de un Gran Hermano global, sin privacidad. La aplicación sabe nuestra ubicación, con quién estamos y a dónde vamos ir después. Estos detalles generan terror y si se analizan tal vez se deje de jugar.

Las iglesias evangélicas también dicen que el juego está en contra de las familias ya que 'los pokemones no tienen papá ni mamá'. #Estudios #Apps Móviles