Buenos Aires ha sido la gran sorpresa en la votación que todos los años realiza el portal Trip Advisor. La capital del país ha pasado de ostentar el 14º puesto a un meritorio 8º. Los turistas han hablado y sitúan a la ciudad por delante de otras como Nueva York y muy cerca de alcanzar a urbes como Roma o Londres.

El top 10 lo encabeza la ciudad marroquí de Marrakech y Buenos Aires es el único destino latinoamericano entre los diez primeros puestos de la clasificación. Los usuarios de la mayor red social turística mundial, valoran especialmente la vitalidad de la ciudad, con una energía que mezcla la arquitectura europea de sus barrios antiguos, el tango y lugares románticos, que atraen cada vez más a visitarla.

Anuncios
Anuncios

Es indudable que uno de los mayores atractivos de la capital bonaerense es su patrimonio. Lugares como el Café Tortoni, el bar con más historia de la ciudad, te trasladará a 1858. Otro sitio espectacular es el Teatro Colón, el cual data de 1908. Los turistas la consideran la capital comercial del sur de América.

Además de la victoria de Marrakech, otros puestos a reseñar fueron: Siem Reap, en Camboya, y la ciudad turca de Estambul. El cuarto puesto fue para Hanói, en Vietnam y el quinto para la capital de la República Checa, Praga. La ciudad española de Barcelona quedó en la posición 13ª, Atenas (Grecia) en la vigésima y el puesto 25º recayó en la australiana Sidney.

En la administración turística porteña no se sorprenden y sí se felicitan por los resultados. El año pasado 11 millones de personas recorrieron la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de las cuales 2,5 millones fueron extranjeros.

Anuncios

Fernando de Andreis, presidente del Ente de #Turismo, ha dicho que se viene haciendo un esfuerzo enorme para posicionarse, sobre todo en cuanto a la segmentación en gastronomía, turismo de congresos, joven y LGBT. Advierte que la Ciudad enamora a los turistas y que el boca en boca es la mejor arma que tenemos: los que vienen aconsejan la visita. Este panorama solo podría ensombrecerse ligeramente con la devaluación de la moneda brasileña.