Pensaban que el bebé estaba muerto a causa de un aborto y lo enterraron bajo un árbol. En realidad, el bebé estaba todavía vivo y gracias a una coincidencia lograron salvarlo, después de que el bebé pasara cerca de dos horas enterrado en el suelo frío. Ocurrió en Dongdong, una ciudad al noreste de China. Debido a errores de cálculo, cuando la mujer dio a luz al niño, los padres pensaban que era un aborto en el cuarto mes, sin darse cuenta de que el bebé nació en el sexto mes de embarazo y, por tanto, se podía salvar fácilmente.

Ellos pensaron que era un aborto, la abuela enterró al bebé todavía vivo

Lu Xiayoun, convencida de que estaba en el cuarto mes de embarazo, se encontraba en casa cuando, de repente, tuvo fuertes dolores de estómago.

Anuncios
Anuncios

Llamó a su marido, He Yong, que estaba en el trabajo, rogándole que regresara para ayudarla. Cuando el hombre llegó a casa, encontró a su mujer en la cama, en un charco de sangre. Tan pronto como vieron al feto, pensaron que se trataba de un aborto espontáneo, porque en el cuarto mes era imposible que el niño naciera vivo. En ese momento, el hombre llamó a la ambulancia para traer a la mujer al hospital. Los paramédicos, mientras que ponían a Lu Xiayoun en la ambulancia, le preguntaron dónde estaba el niño, y He Yong respondió, tristemente, que el pequeño estaba muerto.

Las dudas de los médicos y el rescate del bebé ya enterrado

Cuando la mujer, ya madre de un niña de siete años, llegó al hospital, los médicos pidieron ver al bebé, para confirmar si realmente no se podía salvar.

Anuncios

He Yong corrió a su casa para coger al niño y allí hizo el macabro descubrimiento. La abuela del bebé, creyendo que estaba muerto, decidió enterrarlo cavando un pequeño agujero debajo de un árbol en el patio de casa. Cuando supo de la suegra dónde estaba el pequeño cuerpo de su hijo, el hombre se precipitó al jardín y comenzó a cavar para extraerlo de la tumba improvisada: afortunadamente, a pesar de haber pasado enterrado unas dos horas, fue posible salvar al niño. Los médicos del hospital, de hecho, han verificado que el feto no se encontraba en el cuarto mes, sino en el sexto, por lo tanto, incluso nacido prematuramente, el bebé podría ser salvado.

Mucha solidaridad de la gente para la hospitalización del niño

Gran alegría para la pareja al saber que su hijo estaba todavía vivo. Pero poco después, la alegría fue reemplazada por la aprensión, debido a los gastos de la hospitalización del bebé y de los tratamientos en el hospital. He Yong, de hecho, es el único miembro de su familia que trabaja y, además de ocuparse de su esposa y de la otra hija de 7 años, debe también asumir los costos de la atención médica de su suegra enferma. Afortunadamente, cuando se difundió la historia de este niño enterrado por error y milagrosamente encontrado vivo después de dos horas bajo el suelo, empezó una competición de solidaridad para permitir la continuación de la hospitalización del recién nacido.