Se publica Alpha Mike Foxtrot: Rare Tracks 1994-2014, el trabajo en formato cuádruple que recoge algunos de los descartes, caras B, tomas en directo o en acústico u otras alternativas, de la banda americana Wilco.

Wilco, la banda de Jeff Tweedy, lleva ya 20 años de exitosa carrera en la que ha consolidado un grupo de canciones realmente fantásticas que han ido evolucionando desde unos inicios más cercanos a lo que se podía considerar folk-rock o rock de raíces, hasta un estilo más elaborado, más ruidista, donde la investigación y la experimentación de nuevos sonidos es pieza fundamental de la construcción de las canciones.

Anuncios
Anuncios

Sin perder, eso sí, la raíz original bien anclada en la #Música country.

Wilco nació tras separarse Uncle Tupelo, la que se considera banda germinal del estilo "americana" o "Alt-country". Aunque Uncle Tupelo nunca llegó a tener éxito comercial mientras estaba activa, su influencia ha sido fundamental. Su primer trabajo, el LP "No Depression" abrió un camino inexplorado que luego recorrió una generación de bandas que consiguieron, durante más de una década abrir un nuevo universo para la música country, hasta entonces un tanto anquilosada. Fue lo que se llamó el estallido de la Americana Music. El fenómeno se recogió en la revista "No Depression", homónima al disco que fue la publicación de referencia de la emergencia de este nuevo estilo. Sin embargo, los dos egos que manejaban Uncle Tupelo, Jay Farrar y Jeff Tweedy, no tardaron en enfrentarse y la banda se separó.

Anuncios

Farrar creó "Son Volt" y Tweedy "Wilco". Era el año 1994.

Nada más iniciar su carrera, Wilco fue sumando discos extraordinarios. A los brillantes A.M. y Being There les siguió Yankee Hotel Foxtrot, con el que vendieron más de 600.000 copias en lo que ha sido hasta ahora el mejor momento comercial de la banda.

El disco que ahora se publica recoge 77 canciones inéditas de la banda durante los últimos 20 años y, siguiéndolo cronológicamente, es una perfecta guía que radiografía los intereses musicales de Tweedy, su evolución y, sobre todo, añade aún más valor a una obra que ya de por sí extraordinaria.