Príncipe de las Pampas es una simpática comedia que nos hace reír de la pérdida de valores, ética y moral e indaga en la devoción por Ceferino Namuncurá por la gente del interior. La trama nos presenta como dos hermanos casi al verse en bancarrota tratan de estafar a un vecino para mantener su estatus de familia pudiente pero su plan se complicará por el mayordomo de la casa, fiel devoto del santo patagónico.

Con dramaturgia y dirección de Facundo Zilberberg, la pieza crece minuto a minuto y su cierre es estupendo con cuotas de absurdo y alta dosis de comicidad. La forma en que el director exhibe a los integrantes de la clase social alta de la ciudad de #Buenos Aires es el punto fuerte de la noche, muletillas, gestos y tradiciones son expuestas de manera grotescas o exacerbadas y festejadas por toda la platea.

Anuncios
Anuncios

El cuarteto de actores, Carla Appella, Fernando De Rosa, Felipe Llach y Jerónimo Vélez Funes es certero y preciso en cada interpretación. De modo hábil plasman todas las sensaciones vivaces de la obra, desde lo disparatado, lo dramático y lo social. Se observa la vida misma sobre el escenario, como si el autor nos permitiera espiar detrás de un cuadro. La buena y mínima escenografía diseñada por Florencia Espinosa, Brenda Peluffo, Daniela tuvo representa efectivamente dicho ambiente familiar. La iluminación sutil y sencilla de Luciana Giacobbe permite crear un encuadre asfixiante que ensalza la trama. Buen texto, dinámica y contundente equipo de trabajo

Príncipe de las Pampas, asimismo, pone al descubierto en sus setenta y cinco minutos de duraciones, las necesidades, miserias y anhelos de los integrantes de dos distantes clases sociales.

Anuncios

Además, nos recuerda que, en el #Teatro off, hay sorpresivas piezas para disfrutar. 

En resumen, la obra resulta una acertada mezcla de reflexión y diversión para comenzar gratamente un buen fin de semana.

 Se presentan todos los viernes a las 21 horas, en la pintoresca sala del barrio de Almagro, Teatro Estepario, Medrano 484. CABA. #Argentina