Publicidad
Publicidad

Me tomé unos pocos minutos para reflexionar respecto a lo que estamos viviendo como sociedad, país, nación y la verdad, creo que no soy la única que piensa y cree que esto que sucede y sucedió no es algo simple, o algo casual, o algo sin sentido.

Me parece que, independientemente de la ideología política que cada uno tenga, si nos gusta el gobierno de turno o no, si creemos en ellos o no, si lo compartimos o no, hoy hay algo común a la mayoría de nosotros, algo que nos está como uniendo como sociedad, algo que dejó de ser lo que le pasó al otro para ser lo que nos pasa a todos.

En mi opinión, respecto al fallecimiento del fiscal Alberto Nisman creo que tenemos que permitir que la justicia actúe y creer. Sí; creer en que todo se va a esclarecer.

Al margen de eso y de lo que ello nos genera, no dejemos de pensar y ver que en torno nuestro siguen sucediendo cosas, hechos, etc. ¿Alguien ha leído últimamente el Boletín Oficial? Yo, por cuestiones laborales no he tenido tiempo; ¿alguien ha escuchado más allá de todo lo que en la televisión y radio se escucha?

Gente linda de esta tierra que nos toca compartir, tómense un segundo para pararse un escalón más arriba y ver qué está sucediendo a nuestro alrededor. No nos concentremos solamente en algunos hechos o sucesos que ocurren; tratemos de ver, no el medio vaso lleno o medio vacío; tratemos de ver cómo seguir llenando ese vaso en función de lo que queremos dejarles a nuestros hijos y nietos. Hagamos algo por realizar un aporte; no alcanza con gritar más fuerte que el de al lado si como ciudadanos no nos ponemos lado a lado, dejando ideologías a un costado y caminando todos juntos y en un solo sentido..... hacia adelante.

Pidamos que nuestros representantes hagan eso; se unan y todos juntos reclamemos Justicia y Verdad para todo el pueblo; Nuestro Pueblo. Intentemos pensar en algo más que nosotros mismos, nuestros intereses personales y reflexionemos en el todo como indicador común.

Sintámonos identificados y cercanos al otro, ese que vive al lado, en frente o atrás de nuestra casa y hasta de nuestra propia vida.