Concluyeron las PASO (elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias)en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), pero lo que sobreviene a esteimportante proceso es una nueva etapa en la que seguramente se reconfigurará elmapa político de esta gran urbe porteña. Cabe entonces analizar el contextoactual de cara a los comicios de julio próximo.

El Próximopaso:

El partido oficialista se ratificó como principal fuerzapolítica en la ciudad, y eligió al economista Horacio Rodríguez Larreta, porencima de Grabiela Michetti, su principal adversaria en las internas de estaagrupación.

Rodríguez Larreta era a todas luces el favorito de Mauricio Macri,algo que la propia Michetti reconocía como influyente en conferencia deprensa tras darse a conocer los resultados oficiales.

La propia Michetti recalcó: "hay que sercoherentes", refiriéndose a su negativa ante una eventual candidatura comovicepresidenta de cara a las presidenciales de abril. "No me parece que sea posible",ratificó la dirigente.

El próximo paso sería entonces conquistar a eseimportante número de votantes que veían en Michetti una esperanza de cambiodentro del propio partido, y que ahora, huérfanos de liderazgo, podrían derivaren respaldo de la oposición al Pro.

Vozemergente

Si bien el triunfo del oficialismo fue contundente (47,34%de votos según escrutinio provisorio), algo dentro de los cálculos, laverdadera noticia fue la consolidación de ECO (Energía Ciudadana Organizada)como segunda fuerza política más votada (22,26%).

El éxito se atribuye en gran medida a la excelentecampaña desarrollada por su principal candidato, el diputado nacional Martín Lousteau.El ex ministro de economía acrecienta su imagen y expande el proyecto de ECOque se inserta con mayor fuerza en el panorama actual.

A todas luces una claraseñal del cambio que un sector importante de la sociedad está pidiendo, y por ello ha depositado en Lousteau suconfianza. El reto de Martín es grande, pero queda claro que podría terminar consolidándosecomo algo más que una voz emergente.

Unavictoria: ¿para el Frente?

La principal fuerza política del país no acaba deencontrar las claves para expandir su proyecto nacionalista en el corazón mismode la nación. El 18,72% de los votos alcanzados por el partido que dirige lapresidencia de la nación, son más que nada una voz de alarma.

El presidente de Aerolíneas Argentinas y candidatoganador del Frente para la Victoria (FPV) Mariano Recalde, tiene por delanteuna titánica tarea y sale en franca desventaja con respecto a los demáspartidos, mejor posicionados en el voto público.

Los resultados positivos de la gestión del gobierno aescala de país, no son suficientes para enamorar al electorado en CABA. Eljuego político acá es diferente y las estrategias futuras tienen que ser biencomedidas si pretende llegar con fuerza a los comicios de julio.

Más aún,teniendo en cuenta una eventual fuga de los simpatizantes de Michetti, muchomás cercanos a ECO que al discurso político del FPV.

Ellado opuesto de la derecha:

Por último, y no por ello menos importante, cabe resaltarel resultado alcanzado por el Frente de Izquierda y los Trabajadores, cuyoproyecto está encabezado por la abogada Myriam Bregman.

Su principal objetivo en estas PASO -según declaracionesa la TV pública del candidato a legislador Marcelo Ramal- eran seguir fortaleciéndosecomo alternativa, conseguir la unidad de sus partidarios y alcanzar el númerode votos necesarios para que Bregman pudiese representarlos en Julio, algo quefinalmente pudieron concretar.

De esta manera está conformado el mapa político de BuenosAires, a menos de tres meses para las elecciones generales en la ciudad. La principal incógnita será a dónde va ir a parar el capital políticode Michetti, pero lo más importante para los principales protagonistas de estacampaña, será saber tocar las fibras más sensibles de una sociedad que aspira aun futuro cualitativamente mejor.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más