De nuevo se llega a la conclusión de que la dieta mediterránea es beneficiosa para la Salud, tras un nuevo estudio realizado por investigadores del proyecto PREDIMED, en el que se demuestra que el consumo de los alimentos que componen a esta dieta asociado a frutos secos y aceite de oliva, hace posible una reversión de lo que se conoce como síndrome metabólico.

Este síndrome aúna varias enfermedades o factores de riesgo en el que aumentan la probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, tales como Hipertensión Arterial, o Diabetes Mellitus. Las alteraciones de este síndrome se comienzan a encontrar en pacientes que rondan los 35 años de edad y que se caracterizan por: obesidad, niveles elevados de azúcar y colesterol en sangre y cifras altas de tensión arterial.

Si bien es cierto, este problema está influenciado en gran medida por los hábitos de alimentación y el estilo de vida.

Según la OMS, esto ha crecido en incidencia y prevalencia a lo largo de los años debido al mal hábito alimenticio de la población y a un estilo de vida totalmente sedentario. Si bien es cierto que el hábito de alimentación sana debe ser instaurado en la familia a los niños desde épocas muy tempranas, esto no se lleva totalmente a cabo.

A todo ello, un estudio iniciado por investigadores del proyecto PREDIMED sobre la dieta mediterránea, el cual ha recogido los datos de 5.801 personas de los que casi el 64% de ellos padecían síndrome metabólico al comenzar el estudio, asevera que tras 5 años de consumo en estos pacientes de dieta mediterránea, la cual se complementó con frutos secos y aceite de oliva, el 28% pacientes dejaron de presentar criterios de este síndrome ya que disminuyeron su perímetro de cintura y sus niveles de glucosa en sangre se redujeron, llegando a estabilizarse.

Vídeos destacados del día

La conclusión que podemos extrapolar de este estudio a nuestras vidas nos lleva a comprender la importancia que tiene el hecho de enseñar nuestros hijos y, a nosotros mismos también, cómo llevar a cabo una vida saludable con buenos hábitos de alimentación y dejando de lado la vida sedentaria, practicando algo más de deporte.