Ni el café en todas sus variedades de espresso, americano, macchiato, expresso panna, doble, cortado, café con leche, lágrima, cappuccino, café latte, breve, mocca, irlandés, caramel macchiato, hawaiano, entre muchos otros; el té y los contradictorios energizantes que contemplamos infinitas veces en las heladeras de los minisuper, kioscos o cafeterías pueden contra el cansancio extremo.

Anuncios
Anuncios

Nos mantienen despiertos, pero el sueño siempre termina por vencernos. ¿A quién no le ha pasado cabecear y darse contra el teclado, mesa, silla, piso, al no lograr conciliar el sueño por no lograr terminar los trabajos dados en el laburo, o porque justo faltó personal y el único predispuesto o condenado a hacerlo es uno?

Actualmente muchos países del mundo están pasando por una crisis económica que se va generalizando cada vez más y esto provoca que el capitalismo tome medidas extremas.

El estrés, sus causas y consecuencias
El estrés, sus causas y consecuencias

Allí es cuando aparece la competencia al haber menos empleo como en el caso de España, de donde muchos españoles tuvieron que trasladarse hacia países vecinos o por ejemplo a la Argentina, para evitar pasarla verdaderamente mal en su país. Esto no quiere decir que sus vecinos o donde hayan decidido migrar estén ofreciendo mucho empleo, Italia también se encuentra en una situación similar, y por testimonios de españoles que se mudaron al país, aclaran que llegaron contratados por multinacionales o ya con un empleo establecido.

Anuncios

Todo esto, origina estrés.

Según Estudios realizados en el Hospital Alemán en Argentina, los cuales fueron de gran excelencia y premiados por esto, llegaron a concluir que los estresores más importantes se relacionaban con la sobrecarga de Trabajo, la excesiva responsabilidad y fundamentalmente la sobrevaloración de las nociones de éxito o fracaso. Al ser elementos que traen mucha preocupación, se los denomina estresores directos.

También se comunicó que la población más propensa a sufrir este tipo de sobrecarga oscila entre los 35 a 45 años de edad, pero esto no quita que la población joven también sufra mucho esto.

En las instituciones educativas como las universidades o los colegios secundarios se presenta muy seguido. En los países asiáticos como en Japón y en Corea del Sur, la presión impuesta por los padres, ya por ser una costumbre que forma parte de su cultura, los adolescentes y jóvenes concilian muy pocas horas de sueño. Las ventajas de estos países son que tienen unos de los mejores sistemas educativos del mundo, pero a su vez, y más que nada en Corea, poseen las tasas más altas de suicidios por esto mismo.

Anuncios

Los jóvenes al no llegar a cumplir con sus propósitos de éxito profesional, desilusión, o por una cuestión de honor, toman decisiones extremas.

Haz clic para leer más