Publicidad
Publicidad

El viernes pasado Isabel Pantoja ingresaba a la cárcel de Alcalá de Guadaira a las 7.55 dispuesta a cumplir la condena impuesta por la Audiencia de Málaga, de dos años por el delito de blanqueo de capitales, una verdadera telecomedia que duró hasta demasiado, pero así es la justicia española y como dicen aquí en España, las cosas del palacio van despacio.

Pero finalmente la tonadillera hizo números, su amor a lo material es más fuerte que su orgullo y al fin y al cabo luego de los primeros 6 meses podrá tener libertad condicional así que perder propiedades malvendiendo las mismas por 6 meses de cárcel no resultó ser buen negocio para la Pantoja, vamos, que muchos conciertos tendrá que hacer para regalar al estado un millón largo de euros, que pague el Estado su manutención por seis meses y se ahorra una cantidad de dinero considerable.

Eso sí; que nadie diga que a la tonadillera se le baja la moral ni que piensa pasar privada de libertad sin dejar huella, de hecho hasta puede que esté pensando en la fortuna que cobrará al salir por exclusivas y por lo que ahora mismo está intentando montar dentro de la cárcel, Isabel Pantoja ha propuesto a las autoridades carcelarias la creación de un coro. Genio y figura, aún en la cárcel el norte de la artista es generar titulares y como no quiere pasar los días en la pequeña celda ya ha puesto manos a la obra para hacer su estancia lo más llevadera posible.

Y la Pantoja se propuso además comenzar con el pie derecho así que saludó una a una a cada interna del penal, se presentó (por si alguien no la conocía) dos besos a cada presa como se saluda en España y así, sin más, les dijo que venía con toda la intención de compartir su arte con ellas y que la mejor manera que veía de hacerlo era montar un coro con todas ellas.

Es evidente que la tonadillera desea pasar su tiempo lo mejor posible y una de las formas que ha encontrado es esa, ganarse la simpatía y la confianza del resto de las presas para evitar roces, discrepancias o suspicacias por los tratos de favor que le puedan otorgar a una de las cantantes más famosas de la región.

Y puede que también haya sido algo pensado de antemano, la Pantoja no hace nunca jamás nada si a cambio no recibe algo, según trascendió el sindicato de funcionarios de prisiones ya ha transmitido una queja en contra de la directora de la cárcel porque se habla de una celda especial para la reclusa y una serie de tratos de favor que desde la propia cárcel se han apresurado a desmentir que fuese así.

Entre otras cosas la cantante, de lograr que le aprueben el coro podrá disfrutar tanto ella como las que lo integren como mínimo tiempo para realizar esta actividad especial que claro, las puede alejar de otras tareas más pesadas que se llevan adelante en el establecimiento carcelario. Por el momento es tan solo una propuesta que ha realizado a las autoridades pero que de por sí ya vende titulares y los programas dedicados a la farándula en España ya se frotan las manos pues mientras la artista esté en prisión y encima "activa" ellos tendrán audiencia asegurada.