Luego del sinfín de rumores sobre quién sería el árbitro del último partido de la trilogía de clásicos, ya hay una respuesta oficial. El responsable de dirigir el último Boca-River del semestre será Darío Herrera.

Finalmente, la Conmebol oficializó a través del Twitter de la AFA, quién sería el réferi del último #Superclásico, que definirá quién seguirá en carrera por la Copa Libertadores.

Este encuentro será la revancha del pasado jueves, donde River se impuso por 1 a 0 en el Monumental con gol de Sánchez. Ahora, y luego de descartar a Pitana como posible árbitro (Boca presionó para que esto ocurriera) se sabe que la terna arbitral será compuesta por: Darío Herrera, con Hernán Maidana y Juan Belatti como asistentes, mientras que el cuarto árbitro será D.

Anuncios
Anuncios

Ceballos.

Por el lado de Herrera debemos destacar que es el primer "Boca-River" de su carrera y también su debut en la #Copa Libertadores. Algunos críticos dirán que el partido le queda "grande" a Herrera; sin embargo el réferi ha demostrado que tiene capacidad de sobra para este superclásico. Será un debut de fuego, cargado de presión y con los ojos de toda América y gran parte del mundo sobre sus espaldas.

Muchas cosas están en juego en este partido. Más allá de la continuidad en la copa, hablamos de la histórica rivalidad, de los rumores internos y quiebres en uno y otro plantel, de los liderazgos, las personalidades, el historial copero y los festejos que hará o no el ganador. Un enfrentamiento que tiene años de histórica rivalidad y que, muchos afirman, es uno de los clásicos más importantes del #Fútbol a nivel mundial.

Anuncios

Recordemos que Boca tiene un resultado adverso en el marcador, ya que necesita un gol para llegar a los penales y dos para poder ganar la serie, siempre y cuando River no venza el arco de Orión. De ocurrir esto el gol de visitante vale doble, con lo cual Boca necesitaría más goles para quedarse con la serie. Sera un encuentro electrizante con sede en la Bombonera, por lo que está en duda cómo se realizaran los festejos, ya que si River gana podría haber inconvenientes.