La dirigencia de Independiente, que hace unas semanas dio a conocer al nuevo entrenador que tendrá la Primera División, se encontró este mediodía con una demanda por "embargo" por una presunta deuda cercana a un millón ochocientos mil pesos, de la entidad con Osmar Malevo Ferreyra, quien estuvo entre 2011 y 2013 en el club de Avellaneda.

El "Malevo" afronta los primeros días de pretemporada en Atlético de Rafaela, el séptimo club en su carrera, pero el volante de 32 años fue la noticia del día al solicitar el embargo preventivo de bienes del Club Atlético Independiente hasta regularizar la deuda que el club mantiene con el ex jugador de la institución.

Anuncios
Anuncios

Ferreyra, que llegó a Avellaneda a mediados de 2011, se desvinculó del club en junio de 2013 de manera anticipada ante el descenso de la institución a la segunda división del #Fútbol argentino.

El abogado del futbolista reclamó el pago de la deuda que el club mantiene con su representado ante el Juzgado Número 1 de Trabajo de Avellaneda, es decir, pidió que Independiente regularice la deuda de un millón ciento noventa y ocho mil novecientos setenta y siete con cuarenta y seis centavos, más seiscientos mil pesos que se presupuestan para responder a costos y costas de la ejecución.

El volante surgido de River Plate llegó a Independiente de la mano de Ramón Díaz, quien también lo había llevado anteriormente a San Lorenzo luego de un paso por Rusia y Ucrania. Ferreyra jugó setenta y cinco partidos con la camiseta del Rojo y marcó siete goles.

Anuncios

Fueron 65 encuentros por torneos locales, donde convirtió seis tantos. Por copas internacionales disputó siete y dos encuentros correspondientes a la Copa #Argentina, donde logró marcar un gol. Además, pudo celebrar la Copa Sudamericana con el Diablo, bajo la dirección técnica de Antonio "El Turco" Mohamed.

Tras el reclamo realizado por el jugador, se estima que en los próximos días haya más novedades con respecto a este tema que tiene, una vez más, a la institución liderada por Hugo Moyano en la mira.