"Sí lo necesitas, coge". Esta es la extraordinaria iniciativa de un restaurante español que ha decidido poner a disposición alimentos a personas que pasan hambre y que no pueden permitirse el lujo de pagar por una comida.

Rochi, el restaurante que ha iniciado este proyecto está situado en Santander, España, en el centro de la ciudad. Cerca de la entrada al local se colocó una mesa con envases de alimentos llenos de comida buena para comer. Se trata de las sobras del día, todavía perfectamente comestibles y que de otro modo acabarían en la basura.

La iniciativa fue creada para ayudar a las personas que viven en la zona y que realmente están muriendo de hambre.

Anuncios
Anuncios

Sobre la mesa del restaurante se ofrece una gran variedad de comida, pan y cubiertos. Todo está listo para un almuerzo o una cena sin costo para las personas necesitadas y que así puedan evitar la vergüenza de pedir ayuda o de hurgar en la basura en busca de algo para comer.

Es un gesto muy inteligente y generoso en momentos en que cada vez más personas no pueden conseguir comida. hay que pensar en las historias de aquellos que han perdido repentinamente sus puestos de trabajo y que, por diversas circunstancias, ahora no tienen ni siquiera hogar o todos aquellos que huyen de su país debido a la guerra.

Desafortunadamente, las leyes del mundo no siempre están a favor de los restaurantes para que donen la comida sobrante a los necesitados, pero siempre hay alguna estrategia que permite que se pueda hacer.

Anuncios

No todo el mundo sabe que la colecta de platos preparados y alimentos frescos en perfectas condiciones, que son invendibles y por lo tanto acaban siendo destruidos y tirados a la basura están permitido por la Ley 155/2003. Esto hace que sea posible transformar un desperdicio como alimento para donar. Es decir, que la comida sobrante se puede considerar como desperdicio y entonces sí puede ser donada a los necesitados.

Aunque la idea sería ir más allá y que se puedan donar los excedentes de alimentos de forma legal. Así también en los restaurantes y cantinas podrían hacer más para evitar que la comida que no sirva para vender en sus platos pero que sea comestible no se desperdicie y pueda servir de ayuda para aquellos que lo necesitan.   #Nutrición #Europa #Derechos Humanos