La primera vez que leí acerca de una lluvia de peces me sonrojé, supuse que sería otra propuesta fantástica de Gabriel García Márquez. Pensé que el escritor se estaba tomando una de sus tantas licencias artísticas dentro del movimiento literario que el mismo originó.

Es que el realismo mágico creado por Gabriel García Márquez a partir de su mega premiada obra Cien años de soledad, fue un quiebre para el mundo de las letras. Allí fue cuando me enteré por primera vez de esta lluvia que caía del cielo, pero de peces.

Más delante, mientras leía Kafka en la orilla de Haruki Murakami, sucedió de nuevo, apareció el realismo mágico de la mano de la lluvia de peces.

Anuncios
Anuncios

Tenía que averiguar qué estaba pasando. 

Si dos de los autores más vendidos y traducidos de todo el mundo, provenientes de idiosincrasias, continentes y culturas distintas mencionaban una lluvia de peces, no podía ser simplemente casualidad de realismo mágico. Había algo más.

Resultó que la lluvia de peces no era producto de la imaginación de ambos escritores, sino que era un fenómeno meteorológico real. El hecho se produce anualmente en Honduras, en la ciudad de Yoro, allí, caen peces del cielo entre los meses de mayo y julio.

Asimismo, la lluvia mágica data de hace más de un siglo, y durante ésta época del año, los habitantes de la ciudad pueden observar peces de agua dulce esparcidos por los suelos luego de una fuerte tormenta.

Del otro lado del mundo, en Sri Lanka, también sucedió lo mismo.

Anuncios

Allí, en el distrito de Chilaw, sus habitantes notaron unos pequeños pescaditos cayendo del cielo. El fenómeno sucedió hace más de un año atrás y una de las teorías estima que un tornado pudo haber aspirado los peces del río, transportándolos hacía la atmósfera, provocando que luego caigan en forma de lluvia.

Más allá del intento de los científicos por proporcionar una explicación acertada sobre este hecho que sucede en diversos puntos del planeta, los escritores se lo han adueñaron. Lo tomaron y lo volcaron al mundo literario.

La lluvia de peces se encuadra también bajo el realismo mágico, porque si tanto a García Márquez como a Murakami les pareció lo suficientemente potente como para que formara parte de sus obras, no tenemos más que aceptarla y dejar las teorías de lado. #Animales #Libros