La Ciudad de Buenos Aires es el distrito más rico de Argentina. Sus recursos provienen de deuda contraída y aumentos del 550% en impuestos desde que Mauricio Macri es su gobernador, hace ocho años.

La recaudación de impuestos es del 90% y el 10% restante lo recibe del Poder Ejecutivo Nacional por coparticipación federal. Sin ningún programa social propio de envergadura, CABA cuenta con los planes asistenciales del gobierno de Cristina Kirchner.

El candidato a presidente por el #PRO, durante 2007-2015, incrementó el impuesto al alumbrado, barrido y limpieza (ABL) un 756 %, mientras que al de patentes lo aumentó el 582%.

Anuncios
Anuncios

Deja a futuras gestiones una deuda que en 2015 llegó al 2075%.

Este año quitó del presupuesto seis mil millones de pesos para salud, acción social, educación, cultura, trabajo, vivienda, agua potable y alcantarillado.

Los poderosos no tributan

El juego, la renta financiera y la compraventa de acciones no pagan impuestos en CABA. Aunque se podrían obtener muchos millones de pesos para cubrir las demandas sociales, Macri no quiere dar marcha atrás.

Otorga exenciones fiscales a las grandes empresas, que no pagan ABL, ni Ingresos Brutos, ni Sellos, ni derechos, ni nada. Esa pérdida tributaria es varias veces millonaria; sin embargo, jamás la dio a conocer públicamente.

El negocio de la basura

Mundialmente se reconoce que Buenos Aires es la ciudad más sucia del mundo. El ajuste a las áreas sociales favorece a grandes negocios privados como el de la basura, que es el mayor contrato privado de la Ciudad. Este servicio cuesta 5.100 millones de pesos anuales, que con la actualización habitual ascienden a 6.000 millones.

Anuncios

Las empresas privadas son 80% más caras que la prestación estatal del Ente de Higiene Urbana.

Si se estatizara toda la recolección de desechos, la Ciudad ahorraría 2.585 millones de pesos.

Seis zonas de recolección de residuos húmedos son privadas y una es estatal. El precio por cuadra de la recopilación de desechos estatal es de 99 mil pesos. El valor de las privadas: 225 mil por cuadra. La recolección estatal se redujo del 0,73% al 0,3%.

El dinero para los residuos se lleva ya el 8,41% de los gastos totales del Estado porteño. El reciclado de residuos secos representa el 0,76 % del presupuesto en 2015, aunque se destinó el 0,34%.

El endeudamiento que tomó Macri para las plantas de tratamiento terminó en manos de las recolectoras para comprar nuevos camiones, pese a que ellas por contrato debían cumplir esta inversión.

La Dirección General de Reciclado, tiene disponibles 650 millones de pesos, de los que el 80% son para maquinaria y equipos.

Alguna vez le dijo Macri a su gabinete: "donde hay una necesidad, hay un negocio".

Anuncios

Cuádruple deuda

Desde el arribo de Macri a CABA la deuda se cuadriplicó sobre el Producto Bruto Geográfico y es de más de dos mil millones de dólares; en 2014 implicaba 1,25% del gasto total y en 2015 es 2,83% del total. Si se toman en cuenta los intereses de la deuda, superan el porcentaje que el gobierno porteño destina a la construcción de viviendas (2,4 %).

Educación

En 2015 está presupuestado un 15,6 % para obras. Son 850 millones de pesos menos que en 2014 para infraestructura, monto con el que se podrían construir o ampliar 20 escuelas. Para 2015 Macri previó la edificación de sólo dos (que empezaron a realizarse el año pasado), aunque hacen falta 33.

La partida para Mantenimiento Escolar bajó del 2.4% en 2014, al 2.2% en 2015.

Salud

No dispuso de partidas en 2015 para esta área.

Hoy hay unas 8.500 enfermeras y 12.000 médicos: un caso único sobre la Tierra.

Vivienda

En la ciudad más rica del país viven 100 mil familias en emergencia habitacional, mientras hay más de 200 mil viviendas ociosas, según la “Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia”.

Año a año Macri disminuyó el presupuesto de vivienda: en 2011 fue del 3.6%, en 2015 un 2.4%. Para la urbanización de villas destinó 50 millones de pesos, una cifra absolutamente insuficiente. #Elecciones 2015 #Mauricio Macri