Desde hace días el debate por el voto electrónico está en pleno auge,  ya fue presentado ante las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto de la Cámara de Diputados. Para los que están a favor, el voto ejecutado en forma electrónica es sencillo, eficiente, si se lo compara con los sufragios hechos con boletas de papel. Por eso se siguen haciendo ensayos en muchos países, y ya muchos ven este tipo de voto con inconvenientes que no se han arreglado. Según un documento científico hecho por investigadores holandeses mostró los pro y los contras de dos sistemas de voto electrónico. En este artículo nos detendremos en las contras del mismo.

Si bien quienes predican el sistema de voto electrónico (DRE), desde años dicen que ayudaría a que más gente vote, que ahorraría dinero, tiempo y que muchas personas con discapacidad podrían votar y que es mucho más preciso que las boletas, pero también sus detractores argumentan que todavía las fallas de seguridad no han sido resueltas como para que reemplace al voto con papel, como ya ha comentado Thomas Lauer de la Universidad de Oakland.

Con el DRE, es más fácil que haya fraude, que se lance un ataque porque el mismo sistema y programa es utilizado a lo largo de todo un país, cosa que no sucede con las boletas de papel, porque para que haya un ataque se tendría que cambiar el resultado en muchos lugares de voto, lo que nos llevo a cuantos pueden cometer fraude con el sistema DRE, con muy pocas personas se podría cambiar el resultado de una votación, cosa nada sencilla si fuera con las papeletas, donde tendrian que participar mucho más personas.

Tampoco es tan transparente, sobre todo para aquellas personas que no tienen mucha noción de tecnología, para que cada uno de los votantes estén seguros de que su voto fue tenido en cuenta, "contado" deberían saber de criptografía, cosa que solo muy pocos dominan. Mientras que algunos pocos privilegiados estarían seguros, gran parte de la sociedad tendría que confiar en un sistema que no conocen y del cual desconfian.

Estos cientificos holandeses también critican como se están queriendo solucionar los defectos del DRE, no solo se debe tener en cuenta al hardware y software del mismo, sino hay que tener en cuenta al personal que participan o trabajan en el día de la votación. Muchas veces los fiscales son voluntarios con conocimientos diversos sobre tecnología, por eso para que esté sistema de sufragio sea eficiente y confiable es necesario una intensiva capacitación previa debido a lo que pareciera ser sencillo como votar, se pueden llegar a cometer errores.

Es fundamental tener en cuenta a todos los que trabajan en el sufragio como así también al votante para de esta manera poder dar las garantías que se requieren para garantizar la confidencialidad y secritud del voto a efectos de que sea posible auditar el acto, concluye Lauer. #elecciones 2017 #Gobierno #Macri