Las comidas de la cena de Navidad suelen ser cargadas y copiosas así que deberemos echar mano los expertos para no caer en lo mismo de cada año. Los atracones durante estas fiestas son casi inevitables y algo odiado para aquellos que siguen una dieta que ven este momento del año como uno de los más peligrosos para seguir en linea. Es fácil caer en la tentación delante de tantos dulces, frutas y alimentos secos, pero podemos evitarlo. Sigue estos pequeños consejos fáciles que te harán la vida más fácil en los días de fiesta y permiten mucho más de lo que piensas. Estas son algunas soluciones que podemos poner en práctica:

La primera regla es  sentarse y beber un vaso de agua.

Anuncios
Anuncios

Aumenta la sensación de saciedad y ayuda a que no nos llenemos de pan mientras esperamos los platos. 

El principal secreto de no comer en exceso en Navidad es aprender a masticar lentamente. Para ello tienes que masticar entre 10 y 15 veces cada vez que te pones algo en la boca. Te sentirás saciado antes y menos cansado durante la digestión.

Luego está el valor de la charla en la que se considera que hablar en la mesa ayuda a ralentizar la ingestión de los alimentos. Así socializarás más y comerás un poco menos.

Comienza el día con un vaso de agua y limón y haz un agradable paseo con la familia para ver todas las calles adornadas.

Conoce el valor de la cata. ¿Qué significa eso? Come un pequeño pedazo de todo, especialmente los platos que se preparan solamente en Navidad, siempre vale la pena. Pero eso sí, poco de todo, sin pasarte, si no no sirve de nada.

Anuncios

No te niegues nada, si están en las cantidades adecuadas puedes incluso satisfacer el deseo de los postres. La clave está en las cantidades. Poco de todo.

¿Otro truco sencillo? Utilizar platos pequeños. Parece que comas más que si pones la misma cantidad en un plato más grande y tu cerebro te hará sentirte saciado antes.

También hay que tener cuidado con el intestino. Para eso te aconsejo tomar probióticos, que se deben tomar con el estómago vacío por la mañana cuando te despiertes. Entre los más recomendados están los que contengan Bifidobacterium longum BB536 y Lactobacillus rhamnosus HN001, que refuerzan la flora intestinal y ayudan a digerir los alimentos, incluso los más difíciles.

Con estos sencillísimo trucos podrás comer de todo y sin sentirte culpable por ello. ¡Felices fiestas! #Salud #Nutrición