La pareja formada por Pedro y Romina ha dejado de serlo, de ahora en más los concursantes pasan a ser "jotes". Todo sobrevino en una fiesta que propuso Mega, la productora del programa, para celebrar los últimos días que quedan de convivencia dentro del nido. En la misma hubo de todo y, aparte de alcohol y música, lo que más desbordó fueron los problemas que rodean tanto a parejas y a "jotes", que se dejaron llevar por la algarabía.

Romina y Pedro ya llevan unos días de "tira y afloje" y la fiesta lo que hizo fue reavivar todas sus diferencias. En lugar de aprovechar ese momento para divertirse y arreglar sus temas, los llevó a la ruptura como pareja.

Anuncios
Anuncios

Lo mejor de todo es que no fue la única relación afectada por la velada, ya que Matías y Eugenia están más distanciados que nunca, lo que no desperdicia Liz, quien cada vez está más cerca de su "chico" utilizando todas sus armas para conquistarlo.

Hay que reconocer que de todas las rupturas y discusiones que se vivieron en la celebración, el peor momento de la noche fue cuando Pedro le anunció a su novia que se acababa, que él no soportaría más las cosas que hacía, refiriéndose al beso que se dio Romina con el modelo argentino. Pedro se acababa de enterar en medio de la fiesta que en una de las pruebas del programa su pareja se besó con Leandro y que eso no lo aguantaba, por ello se acababa la relación sentimental entre ellos.

Romina no daba por cierto lo que Pedro le decía, ya que había sido un beso dentro de una de las actividades, y por lo cual no entendía por qué se había enojado tanto. Se pasó toda la noche llorando en la casona y fue consolada por algunos de sus compañeros, quienes la abrazaron y le demostraron su comprensión ante lo sucedido.

Anuncios

#Televisión #Chile

Por su parte, Pedro sí que estaba afectado, pero intentó retomar la convivencia con toda la normalidad que le fue posible. Así es que ahora pasa a ser "jote", y la verdad es que todo parece una gran estrategia para pertenecer a algunas de las parejas más fuertes, y asegurarse así, llegar a uno de los tríos finalistas.