El amor no sacaría lo mejor de Mariana “Lali” Espósito (24), quien se habría desecho de su simpatía habitual con los trabajadores de prensa. La protagonista de #Esperanza Mía (El Trece) se enfureció con un cronista de la revista Gente que la aguardaba a la salida de su departamento. “Que trabajo de mier…que tenés. ¿Por qué no te vas a tu casa?”, fueron las palabras que le dedicó la actriz al periodista.

El malestar de Lali tiene su motivo: la guardia periodística se topó con una prueba que demostraría su romance con Mariano Martínez (36), el galán que encarna al Padre Tomás en la serie televisiva. El actor, que hace pocos meses finalizó su matrimonio con la modelo Juliana Giambroni (con quien tiene dos hijos), pasó la noche en el departamento de la ex Solamente Vos.

Anuncios
Anuncios

Un momento que ambos desearon guardar en secreto.

Martínez terminó pasando la noche con Lali tras la celebración del cumpleaños de la actriz. Durante el festejo, los invitados comprobaron con asombro que los rumores de romance entre Espósito y el galán no eran versiones infundadas. Hubo besos y caricias entre los protagonistas de Esperanza Mía, que les habría pedido a su entorno que guardaran su relación bajo siete llaves. Algo que no pudo ser posible.

Para engañar a la prensa, Martínez había estacionado su camioneta a media cuadra del departamento de Lali. Según el portal Primicias Ya, un vecino de la cantante participó en el engaño, permitiéndole al actor pasar por su departamento para llegar hasta la revelación Pop. Después, escondido en el asiento trasero del auto de la ex Teen Angels, buscó llegar a su vehículo.

Anuncios

Tras volver de acercar a su ¿novio?, #Lali Espósito estalló  contra el cronista que le consultó sobre la presencia de la camioneta del actor estacionada a pocas cuadras. Una reacción totalmente inesperada para aquellos que están acostumbrados al excelente trato que normalmente tiene la actriz con la prensa.

De esta manera, Lali Espósito y Mariano Martinez fueron desenmascarados. El amor habría dejado la ficción para apoderarse de los corazones de sus protagonistas. Un romance que ninguno de los dos quiere reconocer, a pesar de las pruebas que vienen surgiendo.