Pasó un nuevo torneo de Liga Junior en la categoría U19 con mucho que analizar en talla y proyección. Un sexteto de equipo de gran nivel y paridad, con Olímpico, Quimsa, Bahiense del Norte, Lanus, Tomas de Rocamora e Hindú de Córdoba. Un torneo de buena categoría, que incluyó jugadores de selecciones nacionales en menores, una talla considerable para anotar, y tener en cuenta en un futuro no demasiado lejano.

El campeón fue Olímpico la Banda tras vencer en una final formidable a Quimsa 67 - 66 y dejando ver varios elementos de buen nivel que se encuentran entrenando con la Liga.

Anuncios

Su base, Guillermo Aliende, figura con su buen andar ofensivo, su lanzamiento externo, su defensa y manera de alimentar a sus compañeros. Un buen tirador como Luciano Ortiz, de 17 años y 1m95, y un tridente muy atlético (Sauco - Roitman - Rufer) con un promedio de 1m99 y poder de salto formidable, además de su capacidad anotadora. Todos con uno y hasta dos años más de juvenil. El subcampeón Quimsa con un base-escolta sobresaliente con roce en Liga, Brahiam Buticci, un alero de excelente porte físico, gran defensa, y buen lanzamiento externo como Gonzalo Romero (1m95, 17 años) más dos pivots goleadores, buenos pasadores y de presencia en el poste como Pagani y Riego (17 años). 

Lanus quedó tercero al vencer agónicamente a Bahiense del Norte 69 - 57.

El granate con dos elementos de categoría que tienen minutos en la Liga Nacional. Son los casos del talentoso base Facundo Gago, y el escolta Ivan Gramajo que jugó el mundial U 19 hace unos meses en Grecia. El primero con personalidad, defensa y claridad para hacer jugar. El tucumano con excelente poder de gol, buena talla (1m94), triplero y buen defensor. Además de tener el equipo más alto, merced a Vismara (1m99), Marinelli (2m04) y Avalos (17 años, 2m00). Bahiense del Norte, contó con el mejor alero del torneo, Kevin Zambrano.

Anuncios

El juvenil de primer año fue uno de los goleadores, excelente triplero, buena penetración y defendiendo a los jugadores grandes rivales. Se destacó también Andrés Barbero, con personalidad para asumir el tono de goleador, yendo fuerte al aro, reboteando y con caracter para poder jugar. 

Tomas de Rocamora llegó con jugadores de entre 16 y 18 años mostrando la buena proyección con la que cuenta. Entre ellos el alero de 1m89, Galo Impini, de buen tiro externo, velocidad y uno contra uno. Hindú apareció con el ya conocido Santiago Vaulet, que jugó el torneo tras la obtención del Sudamericano U17 con la selección Argentina

En conclusión, un nivel a la altura de las circunstancias, jugadores de calidad para mostrar que hay cantera, que hay proyección e ilusión para lo que se viene.

Hay que seguir trabajando, pero el material se encuentra, y eso es lo importante.