Entre el degradé de creencias, la metafísica y la duda científica, se asoma esta teoría que presenta matices polémicos, aunque según su descubridor, es ciencia al servicio del hombre. Esta revelación nace de la mano de un físico francés llamado Jean Pierre Garnier-Malet y se trata de la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo, que además de prever la llegada de planetoides al sistema solar, también puede cambiar la vida de cada humano con metodología aplicada unos momentos antes de dormir. Conocé más sobre este interesante paradigma, donde los límites de la ciencia y la creencia se diluyen en una misma nube.

Para evitar cualquier escepticismo, esa espina alojada en las mentes de los más desconfiados, la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo está avalada por el American Institute of Physics (Nueva York), que goza de cierto prestigio académico y cuyo comité de científicos ha publicado los #Estudios de Jean Pierre Garnier-Malet en 2006.

Anuncios
Anuncios

En base a este estudio, este científico afirmó en una entrevista que “Tenemos dos tiempos diferentes al mismo tiempo: un segundo en un tiempo consciente y miles de millones de segundos en otro tiempo imperceptible”, en el cual podemos hacer cosas cuya experiencia luego pasamos al tiempo consciente.

Sucede que “En el universo todo está desdoblado. Las partículas están desdobladas”, entonces existe una propiedad conocida en física, la dualidad de la materia: “una partícula es a la vez corpuscular (cuerpo) y ondulatoria (energía). Somos a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias”. Por lo tanto, según asevera el físico, “podríamos decir que entre el yo consciente y el yo cuántico se da un intercambio de información que nos permite anticipar el presente a través de la memoria del futuro.

Anuncios

En física se llama hiperincursión y está perfectamente demostrada”.

Por lo tanto, es en el ‘sueño paradoxal’ donde “se da el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular” y que según el francés, eso "permite proyectarnos en el porvenir: ir a ver el futuro, arreglarlo y volver para vivirlo". En una conferencia, Garniet-Malet se refiere a la intuición como “informaciones fabricadas en otro tiempo y que de lo actual nosotros recibimos la síntesis”. Esto también se basa en la Paradoja Langevin, que en 1920 suponía que si un gemelo viajaba a la velocidad de la luz, envejecía menos que su hermano quieto en la Tierra; ley comprobada 50 años después con la aparición de los relojes atómicos.

En síntesis y con humilde paráfrasis alegórica, podríamos decir que todos tenemos un gemelo cuántico que trasciende el tiempo que conocemos, recorre varias situaciones posibles y vuelve a este plano con información resumida para resolver nuestros problemas. Segundos antes de dormir podemos exponer qué nos aqueja y cómo podríamos estar mejor.

Anuncios

Según esta teoría, esa información se nos presentará sintetizada como acervo de intuición: "Podemos ver los peligros antes de vivirlos por medio de la intuición, y borrarlos", agrega Jean-Pierre. 

Finalmente, Garnier-Malet propone "hacer como los niños, no reflexionar”, aprovechar esos tiempos imperceptibles así como un niño utiliza una computadora sin cuestionar cómo funciona, porque los adultos suelen perder esa capacidad intuitiva. Aunque este paradigma abre un laberinto de dudas, en sí mismo es cautivador, pone a prueba nuestras creencias y reta al destino.

Fuentes: La Vanguardia, Conferencia en Barcelona (YouTube), Página oficial de J. P. Garnier-Malet. #Salud #Psicología