Anoche se dio el enfrentamiento entre los Boston Celtics y los Brooklyn Nets, acabando con victoria de los jugadores de Massachusetts por noventa y cinco a noventa. Sin embargo no estaba en el resultado la clave de un partido que estaba pensado para atraer al público por todas las posibles razones que cupieran en un solo partido.

Por un lado se trataba del primer partido que se jugaba con el nuevo sistema que acorta los partidos un total de cuatro minutos, uno en cada uno de los cuartos. Esto hace que el reloj pase de contar cuarenta y ocho minutos a solo cuarenta y cuatro. Además pasaremos a tener la posibilidad de pedir únicamente cinco tiempos muertos por equipo en lugar de los siete acostumbrados.

Anuncios
Anuncios

Por otro tenemos uno de los duelos con mayor interés en la liga profesional de baloncesto, el duelo entre un equipo de Nueva York y otro de Boston. Posiblemente solo podría ser superado por el clásico Los Ángeles Lakers- Boston Celtics o el Boston Celtics-New York Knicks, pues no hay que olvidar que hasta hace no muchos los Nets eran un equipo de Nueva Jersey.

Además era uno de los últimos partidos de la pretemporada, lo que dice que los partidos que se celebren a partir de ahora ya estarán muy cerca del nivel que podemos esperar en los equipos en los primeros choques de esta temporada. Posiblemente sea lo más parecido a la liga regular sin serlo del todo.

Los encargados de la liga no lo han hecho por casualidad. Se deseaba que este partido tuviera todas las papeletas para tener una importante entrada y una importante cantidad de público sentado frente a los televisores para ver el partido.

Anuncios

Este era un experimento que tenía que salir muy bien para convencer a todos de que era la decisión correcta.

Sin embargo al abrir ligeramente la tapa han dejado que se abra del todo la caja de los truenos. Una caja que muchos jugadores estaban esperando con impaciencia poder abrir. Muchos han hablado ahora de que, si la cuestión es dejar que los jugadores se agoten menos y no lleguen las lesiones, es mucho mejor reducir partidos que minutos. Muchos se han quejado estos días de que existen demasiados partidos seguidos y que ese es el verdadero problema.

Ahora ha llegado el momento de sacar cuentas y ver si ha merecido la pena sacar el tema o solo se han buscado un problema con los jugadores.

Por lo pronto pretendían obtener menos de dos horas de partido y menos de dos horas ha durado la retransmisión.