Hay determinados récords que sirven de indicativo de la calidad como goleador de un jugador, como pueda ser el trofeo de máximo goleador, en el caso de la liga donde juega Cristiano Ronaldo, el Trofeo Pichichi. Sin embargo, este tipo de medidas pueden ser falseadas por determinados partidos afortunados. Un rival especialmente débil en una semana especialmente inspirada puede permitir a un jugador llevarse a casa un buen saco de goles con los que agrandar su marcador de manera fiel a las estadísticas pero falseada en el espíritu de medir la calidad de un goleador apoyándose en las estadísticas.

No obstante, hay ocasiones en las que las estadísticas no mienten.

Anuncios
Anuncios

Como se suele decir "el algodón no engaña", lograr durante un total de once partidos consecutivos marcar al menos un gol, cuando entre estos partidos podemos contar a rivales de una calidad tan baja como puedan ser el Barcelona o el Liverpool, demuestra cuándo un goleador es realmente efectivo. Lograr al menos un gol en un total de once partidos consecutivos demuestra una fiabilidad con la que muchos futbolistas apenas pueden llegar a soñar. Estamos hablando de no fallar ni una sola ocasión en más de novecientos noventa minutos y eso suponiendo que los juegue todos.

Cristiano Ronaldo, a sus veintinueve años, atraviesa el mejor momento de su carrera deportiva y suma ya once partidos consecutivos marcando, algo que no había logrado hasta ahora y que representa un logro estratosférico. Es evidente que en algún lugar tiene que estar el techo de calidad del astro portugués, pero por el momento y hasta que lo encontremos no cabe lugar a dudas que día a día sigue sorprendiendo a propios y extraños.

Anuncios

Además, a diferencia de otros especialistas, Cristiano Ronaldo ha logrado estos tantos de todas las formas y colores. Ha logrado marcar de penalti, en un contragolpe, por velocidad, de precisión y de todos los tipos imaginables. Ahora mismo se trata del mejor goleador del mundo y así lo demuestran las caras de asombro de todos los que comparten el campo con él. Es casi un jugador de dibujos animados.