La pretemporada ha acabado y los partidos con munición de fogueo han pasado a la historia de la competición por este año. A partir de este momento cualquier partido será jugado con fuego real y nadie en la competición sabe decir qué pasará en los primeros partidos, en los que muchos choques de titanes se preparan para abrir boca. Sin embargo el final de la temporada está bastante más claro para muchos.

En este momento ya muchos hablan de cuál será el resultado en la lucha por el anillo de campeón y cuál será la escuadra que al final de la temporada se alce como campeona absoluta del campeonato de baloncesto más competitivo del planeta.

Anuncios
Anuncios

Determinadas escuadras han quedado claramente señaladas como las mejor posicionadas para la posible victoria final.

Las casas de apuestas han colocado en los primeros lugares de esta clasificación de mejores candidatos a la victoria final a:

  • Cleveland Cavaliers, dirigidos por la gran estrella LeBron James con la inestimable escolta en la pista de Kevin Love y Kyrie Irving.

  • San Antonio Spurs, cuyos grandes referentes son Tony Parker, Manu Ginóbili, Tiago Splitter y Tim Duncan.

  • Chicago Bulls, equipo liderado por Derrick Rose, Pau Gasol, y Joakim Noah.

Estos tres equipos han logrado antes de empezar la temporada regular colocarse como los grandes referentes del campeonato para la consecución del anillo. Todas las casas de apuestas les consideran los mejores y son, por lo tanto, los ganadores por los que menos dinero pagan en caso de que la apuesta sea ganadora.

Anuncios

En un país donde las apuestas deportivas mueven tal cantidad de dinero y donde resulta tan complicado encontrar apuestas que paguen más de lo debido es una medida muy fiable. Tanto los periodistas deportivos, como los expertos en el tema, como muchos entrenadores y ex-jugadores están de acuerdo en este pronóstico, más allá de que puedan diverger en el orden. Cleveland Cavaliers, San Antonio Spurs y Chicago Bulls son los tres grandes aspirantes al título nacional. Ahora solo queda que la pelota comience a botar y comprobemos la veracidad de la predicción mientras disfrutamos del baloncesto.