El equipo de Los Ángeles Lakers son ahora mismo uno de los peores equipos de la liga, están entre los últimos puestos de la Conferencia Oeste y no parece que eso vaya a cambiar en los próximos partidos, pues llevan un balance de 5 victorias y 13 derrotas mientras el octavo puesto, que sería el último que da derecho al acceso a los playoffs está en manos de unos Phoenix Suns que llevan 11 victorias por 8 derrotas. Los Detroit Pistons no están muchos mejor. Tienen el puesto 14 en su Conferencia Este y llevan 3 victorias por 15 derrotas. En este caso los playoffs están a 7 victorias y 9 derrotas, pero siguen siendo muchos partidos. Este parecía el perfecto partido para que uno de ellos empezara a remontar, y le tocó la suerte a Los Ángeles Lakers.

Anuncios
Anuncios

El equipo californiano apoyó su juego en Kobe Bryant y su anotación en Carlos Boozer, pues la estrella angelina no tuvo su noche y falló demasiados tiros. Aun con todo el equipo llegó a tener una ventaja en algunos momentos del cuarto, que en general fue dominado por unos Detroit Pistons que pudieron desarrollar mucho más cómodamente su juego. Al final 19 a 19 y todo por jugar.

En el siguiente cuarto Los Ángeles Lakers lograron mejorar sus estadísticas y llevaron el partido al intercambio de canastas, pero solo lograron sacar un punto de ventaja, 27 a 26. De nuevo un cuarto prácticamente perdido para ambos.

En el tercer cuarto las cosas cambiaron. Los Ángeles Lakers se asentaron en la cancha y fueron destruyendo el juego del equipo rival hasta sacarle 15 puntos en el parcial.

Anuncios

En este caso la estrategia fue sobre todo mucha verticalidad, tiro exterior y jugadas sencillas de las que pudieran sacar rápidamente un rédito en puntos. Al final de cuarto el parcial había sido de 35 a 20.

En el último cuarto los Detroit Pistons trataron por todos los medios de intentar recuperar esos 16 puntos de desventaja, pero solo lograron un 31 a 25, insuficiente para obtener la victoria, aunque demuestra que Los Ángeles Lakers siguen sin estar en su mejor momento, pues los jugadores del estado de Michigan no suelen obtener grandes anotaciones. Al final 106 a 96.

El equipo californiano apoyó su juego en Kobe Bryant y su anotación en Carlos Boozer, pues la estrella angelina no tuvo su noche y falló demasiados tiros. Aún con todo el equipo llegó a tener una ventaja en algunos momentos del cuarto, que en general fue dominado por unos Detroit Pistons que pudieron desarrollar mucho más cómodamente su juego. Al final 19 a 19 y todo por jugar.

En el siguiente cuarto los Los Ángeles Lakers lograron mejorar sus estadísticas y llevaron el partido al intercambio de canastas, pero solo lograron sacar un punto de ventaja, 27 a 26.

Anuncios

De nuevo un cuarto prácticamente perdido para ambos.

En el tercer cuarto las cosas cambiaron. Los Ángeles Lakers se asentaron en la cancha y fueron destruyendo el juego del equipo rival hasta sacarle 15 puntos en el parcial. En este caso la estrategia fue sobre todo mucha verticalidad, tiro exterior y jugadas sencillas de las que pudieran sacar rápidamente un rédito en puntos. Al final de cuarto el parcial había sido de 35 a 20.

En el último cuarto los Detroit Pistons trataron por todos los medios de intentar recuperar esos 16 puntos de desventaja, pero solo lograron un 31 a 25, insuficiente para obtener la victoria, aunque demuestra que Los Ángeles Lakers siguen sin estar en su mejor momento, pues los jugadores del estado de Michigan no suelen obtener grandes anotaciones. Al final 106 a 96.