El boxeo argentino no está teniendo grandes alegrías y no es tan exitoso como lo era hace muy pocos años. Los mejores exponentes de nuestro país se están casi despidiendo de la practica activa como maravilla Martínez, el patagónico Omar Narváez o Marcos Maidana que no afirmó dejar la actividad pero no se sabe cuando volverá a pelear. Actualmente tenemos un solo campeón mundial que es Jesús Marcelo Andrés Cuellar en la categoría pluma ya que Víctor Ramírez es interino en peso crucero y está a pocas horas de afrontar el combate más importante de su carrera. Defenderá el titulo pluma frente al experimentado armenio Darchinyan en el Stubhub center de Carsson, Estados Unidos.

A los 28 años, se instaló en Oxnard, California hace tres meses para entrenar duro y no desaprovechar la oportunidad que se le presentó ante un rival de jerarquía como el armenio quien fue campeón del mundo ocho veces en tres categorías distintas como mosca, supermosca y gallo. Además el europeo tiene un record de 40 victorias, 7 derrotas y un empate, 31 de sus triunfos fueron antes de límite.

Oriundo del barrio Santa Paula de José C. Paz, el púgil argentino entiende y es consciente de la importancia que tiene esta pelea. Si sale victorioso se le abrirán nuevos caminos en el mercado internacional ante boxeadores de mayor categoría y renombre con mejores ingresos en lo económico.

Apasionado por los caballos y el campo, pensó en ser domador hasta que el #Boxeo le cambió la vida por completo. A los 16 años agarró los guantes y comenzó a dar golpes por intermedio de su padre, Don Pacifico, intuyendo la potencia de sus puños, la garra y el fervor que muestra Jesús en el ring. El monarca mundial pluma AMB tiene un registro de 26 victorias y una derrota, 20 combates las ganó por la vía rápida. En sus últimas presentaciones mostró la fuerza de sus envíos peleando siempre para noquear antes que para ganar. Y acumula 4 triunfos en los últimos dos años en Norteamérica. Entrenado por Robert García, técnico del chino Maidana, es asesorado por Sebastián Contursi y se prepara todos los días en doble turno haciendo sesiones de guanteo tres veces por semana con sparring fuertes. El gaucho como lo consideran pudo tener su propio auto y casa gracias al boxeo. Los éxitos y más gloria están por venir, si todo sale bien, en silencio para buscar subir de categoría y ganar títulos en distintos pesos. Jesús Cuellar es argentino, el único campeón mundial que no se conforma y va por todo. #Argentina