¿Existe el amor sublime?¿existe amor en una pareja de ancianos o es acostumbramiento de acompañarse? Este es el caso de Dominga y Mario, dos personas que estuvieron 49 años juntos y que ambos no pudieron vivir más de un mes sin estar juntos.

La historia comienza cuando Dominga tiene una embolia cerebral del lado del habla mientras ella estaba en la cocina rezando como todos los días en la hora de la siesta, mientras sus dos nietas pequeñas jugaban en la pieza y su esposo Mario dormía la siesta.

Como a la media hora, una de sus nietas le pide a Dominga que le prepare la merienda que ya era la hora, pero Dominga no respondió, al tocarla se cayó de la silla.

Anuncios
Anuncios

Mario tenía arteriosclerosis estacionaria, mucho no se daba cuenta, entonces esta nieta llama a su madre por teléfono diciéndole que su abuela se había desmayado. En el interín, la hija de Dominga mientras iba en camino a la casa de su madre, llama a la ambulancia.

Despiertan a Mario y ven que se lleva a su amada Dominga en una camilla. El diagnostico era embolia cerebral del lado del habla con lo cual iba a quedar en estado vegetativo. Mario, quería saber que le había pasado a Dominga, pero nadie se atrevía a decirle la verdad, entonces pidió que le llevasen a ver a su Dominga, al amor de su vida.

Entonces Mario comenzó a prepararse, se puso una camisa, la corbata, el traje, los zapatos de punta negro y el sombrero de solapa. Cuando Mario entró al cuarto de hospital, vio que Dominga no abría los ojos al repetir el nombre de ella en su oído y fue entonces que Mario comenzó a llorar en silencio, su hija viendo la escena, no podía ver como un hombre que supuestamente no se daba cuenta, si era consciente de lo que estaba sucediendo.

Anuncios

La hija mayor saca a su padre del cuarto de Dominga, no sin antes darle un beso de despedida. Después de ese episodio, Mario debió ser internado también pero en otro hospital, pues se había negado a comer y ya era un hombre entrado en años, si no comía, moriría. A los dos días Mario entró en coma pero antes de entrar en coma repetía Domi, vamos, Domi, vamos…

Lamentablemente Mario fallece primero por negarse a comer aunque le habían dado alimentos por sondas, él solo quería morir y llevarse a Dominga. Dominga después de un mes y siete días tuvo otra embolia que le costó su vida…

Este es un claro ejemplo de dos personas que jamás hubiesen deseado estar tanto tiempo separados, su amor, era un amor sublime… #Padres hoy