Los jóvenes de antes eran totalmente diferentes a los jóvenes de ahora. Es verdad, que antes vivíamos en el autoritarismo y que era difícil tener una conversación con nuestros padres, menos si preguntabas algo porque del primer cachetazo te volaba la cara en cuatro, inclusive te hacían una mirada fulminante que sabías lo que quería decir.

Más, cuando ibas al colegio si te portabas mal o hacías algo que no debías, llamaba el director o directora a tu casa y venía no solo tus padres, sino los hermanos, los abuelos y hasta los tíos y vaya reprimenda que te daban.

Lo mismo si tenías novio o novia. Primero se debía respetar el apellido de la familia porque debía llevarlo con orgullo, segundo si a una determinada hora no regresaban a la casa, el padre o la madre le imponían un castigo, y tercero se debía respetar a la chica porque si la dejaban embarazada a casarse para que las malas lenguas no hablaran y al novio lo hacían caminar derechito haciéndose cargo de la situación.

Hoy ya de niños hacen lo que desean, sus padres van como perros falderos detrás de los niños. Hablar con los padres en esta época se puede, pero parece que hoy los padres tienen poco tiempo para los hijos. Hablar de educación se encarga la escuela y si los llaman de la escuela, la culpa la tiene el educador y el director del colegio, porque los padres no toman conciencia de que la educación comienza en la casa y no en la escuela.

Hoy respetar el apellido no tiene validez y eso es antiguo. Los jóvenes de hoy viajan solos y van donde les da la gana sin horarios ni medidas disciplinarias ya que si no les traumatizas, pues nacieron libres, no son de tu propiedad. Hoy los jóvenes te plantean las cosas y si les retrucas, son ellos quienes te ponen en tu lugar, no tu a ellos ya que eres un pasado de moda...

Hoy también los jóvenes se van a vivir solos o con sus novias, lo mismo si quedan embarazada antes de casarse. Total, que tú eres un pasado de moda, pues a modernizarse o seguirás en la nube del pasado, ¿Vale? #Argentina