El viernes pasado se subastó un trozo de la tarta nupcial de la celebración del enlace matrimonial entre el hijo de Diana de Gales, príncipe William y Catherine Middleton, el 29 de Abril del 2011. El trozo de pastel se vendió por la extraordinaria cantidad de 7.500 dólares.

El pastel que fue elegido en su momento, personalmente por Catherine. El inmenso "postre" de frutas pesaba 100 kilos, estaba decorado con flores y constaba de ocho pisos. La pareja guardó los tres últimos niveles del pastel, al parecer este detalle está ligado con algún tipo de superstición.

Las porciones del pastel, resistentes al tiempo, se cortaban y embalaban en pequeñas cajas para regalarlos luego a los invitados.

Anuncios
Anuncios

Uno de los cuales vendió su cajita a la casa de subastas Julien, también conocida por, "la casa de las subastas de los famosos", ubicada en Beverly Hills, California.

Aunque no lo parezca los celebres trozos de tarta se subastan con regularidad. El pasado mes de agosto de este año, un coleccionista privado adquirió un trozo del pastel, conservado en su envoltorio original, por la cantidad de 1.047 euros, procedente de la boda del príncipe Carlos de Inglaterra con la princesa Diana. El pedazo de la tarta fue subastado online por la casa de subastas de Los Ángeles, "Nate D Sanders".

En el aniversario de la muerte de Lady Di, en el año 2008 también se subastó un trozo de pastel a un coleccionista anónimo por 1.500 euros en la casa de subastas "Dominic Winter Book", en Inglaterra.

Asimismo en la casa de subastas "Julien", también se realizó la venta-subasta, de cinco vestidos de la fallecida Lady Diana, el que obtuvo mayor valor fue una prenda, diseñada por la creativa Caroline Charles, una de las diseñadoras preferidas de la princesa Diana, el cual fue adquirido por 125.000 dólares. En el 2013 se vendieron otras diez piezas del guardarropas de la popular princesa, por un millón de euros, algunas de las piezas fueron compradas por un museo.

Anuncios

La subasta de objetos cotidianos de famosos se ha convertido en un negocio muy lucrativo, alcanzando cualquier prenda que haya sido utilizada por alguien celebre o simplemente conocido mediáticamente, cifras astronómicas.