Los líderes de las potencias occidentales que integran el Grupo de los Siete, junto a los presidentes del Consejo Europeo y la Comisión Europea, comenzaron ayer su tradicional cumbre anual, esta vez, la sede es el castillo bávaro de Elmau, al sur de Alemania.

La anfitriona, Angela Merkel, recibió a los presidentes de #EEUU, Barack Obama, y Francia, François Hollande; a los primeros ministros de Canadá, Stephen Harper, Italia, Matteo Renzi, Japón, Shinzo Abe, y Reino Unido, David Cameron; y a los presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, en el castillo Elmau, un lujoso hotel ubicado en la idílica región bávara del Zugspitze.

Anuncios
Anuncios

La agenda de la cumbre prevé un debate sobre la economía mundial, medidas para propiciar el crecimiento internacional y avanzar en negociaciones respecto a asuntos comerciales, también estará en la mesa redonda el compromiso de encontrar una política exterior y seguridad común. Al mismo tiempo, plantea abordar cuestiones vinculadas al cambio climático y al calentamiento global, y a la salud mundial, como el ébola y las enfermedades tropicales.

En la primera jornada de esta cumbre, los líderes del G-7 deliberaron acerca de los temas económicos clásicos, en orden a ello, trataron tanto la crisis griega, en particular las complicadas negociaciones entre Atenas, sus socios europeos y los acreedores internacionales, como el conflicto ucraniano y la política exterior de Vladimir Putin.

Anuncios

Es importante mencionar que Rusia quedó excluida del grupo en marzo de 2014, tras la anexión de la península ucraniana de Crimea a la Federación Rusa.

En la segunda y última jornada, se abordarán los asuntos relacionados con el cambio climático, Merkel y Hollande pretenden suscribir un acuerdo con sus pares para la reducción del calentamiento global en vista a la cumbre climática de Naciones Unidas que se celebrará en París a fines de este año.

Al mismo tiempo, los miembros del G-7 recibirán a los jefes de Estado y de Gobierno de Túnez, Béji Caïd Essebsi, Nigeria, Muhammadu Buhari, e Irak, Haider Al-Abadi, para dialogar sobre “terrorismo” y cooperación internacional con la intención de brindarles su apoyo. Por tal motivo, también estarán presentes los dirigentes de las principales organizaciones internacionales como la Organización Mundial de Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Mundial.

Anuncios

El escepticismo, referido a que las cumbres del G-7 modifiquen la situación de la economía internacional y el cambio climático -dada la contradicción de los intereses de sus miembros y los objetivos que se proponen-, reunió a organizaciones medioambientales, partidos de izquierda, grupos anarquistas y a otros sectores de la sociedad en el grupo Stop G-7. Por esta razón, llevaron a cabo durante toda la semana actividades, eventos y marchas contra la cumbre de Elmau en un clima pacífico de denuncias. No obstante, el sábado la paz se vio interrumpida cuando algunos manifestantes se enfrentaron con la policía.

Por último, se espera que al final de la cumbre, los líderes occidentales del G-7 emitan en la declaración final, no sólo los compromisos y puntos tratados durante ambas jornadas, sino también la determinación de mantener las sanciones contra Rusia hasta la plena implementación del acuerdo de alto al fuego de Minsk. #Globalización #Estados Unidos