Por primera vez en su milenaria historia, #Grecia será gobernada por una mujer. Al menos hasta las elecciones próximas, que se estiman que serán en septiembre, Vassiliki Thanou se ocupará de ejercer el cargo de Primer Ministro. Thanou era hasta ayer, la cabeza del Tribunal Supremo de Justicia helena.

Luego de la renuncia de su predecesor, Alexis Tsipras, y de un intento fallido de formar un #Gobierno de coalición entre las tres principales minorías políticas, Prokopis Pavlopoulos, oficial de la Presidencia, se vio obligado a anunciar un nuevo mandatario de transición hasta las próximas elecciones. De este modo, Vassiliki Thanou tomará juramento de su cargo en la tarde del jueves.

Anuncios
Anuncios

Pavlopoulos pronto deberá anunciar anunciar la fecha de las elecciones, las cuales se espera que se realicen el 20 de septiembre. Esta será el quinto acto electoral en Grecia, en sólo seis años.

Syriza, fruto de una larga genealogía de partidos de índole progresista, surgió en las elecciones de 2009. Luego de seis años ininterrumpidos de consolidación electoral en base a mostrarse como una vía anti-ajuste, Alexis Tsipras se consagró Primer Ministro el 27 de enero del 2015. Los meses subsiguientes fueron una oscilación pendular entre las promesas de campaña (mayor presupuesto para sanidad, educación; suba del salario mínimo, etc), y las fuertes condiciones impuestas por el Eurogrupo para recibir nuevos rescates financieros y poder cumplir las obligaciones con los acreedores.

Cuando llegó el momento de negociar otro rescate, Syriza llamó a un referéndum, para preguntarle a su pueblo si querían aceptar las condiciones del Eurogrupo.

Anuncios

El resultado fue un contundente no. Sin embargo, al día siguiente, Tsipras despidió de su gabinete al Ministro de Finanzas, Yannis Varoufakis, un muchacho extrovertido y mediático que no era de las simpatías de Angela Merkel. Esto fue visto como la primera señal de que Tsipras daba el brazo a torcer.

Tras la aceptación de un nuevo rescate financiero negociado con el Eurogrupo, el gobierno de Tsipras sufrió el quiebre de Syriza, la coalición de izquierda que había ganado las elecciones en enero. Con la pérdida de diputados de su ala más progresista, Tsipras se vio obligado a dimitir.

Sin embargo, el Primer Ministro saliente, es el que posee más chances de volver a ser elegido. Su nivel de aceptación entre la población helena es alto, y si bien perdió el apoyo del partido nacionalista Independientes Griegos, aún con el apoyo de los partidos restantes, PASOK, Nueva Democracia y To Potami, podría convertirse en ganador del escrutinio de septiembre.