Al mejor estilo “Carrera hacia la luna” de la segunda mitad del siglo XX, Estados Unidos compite ferozmente con China en el diseño de una supercomputadora que pueda realizar 1.000 petaflops, esto es, 10.000.000.000.000.000 de cálculos por segundo. Este número supera 20 veces la velocidad de procesamiento de la computadora china que, actualmente encabeza el ranking presentado en Leipzig por expertos alemanes y estadounidenses.

La supercomputadora china tiene por nombre Tianhe-2, o "Vía Láctea 2", y fue desarrollada por la Universidad Nacional de Defensa de China y la empresa Inspur. Opera a 33,86 petaflops por segundo. Actualmente, China cuenta con 76 supercomputadoras, destinadas a trabajos de educación e investigación.

Anuncios
Anuncios

Más abajo en el ranking se encuentra la Cry Titan, una supercomputadora desarrollada por el Laboratorio Nacional Oak Ridge, de Tenessee, EUA. Opera a la mitad de velocidad que su competidora china, y tiene asignados propósitos de investigación científica y de defensa.

Ambos equipos, tanto el chino como el estadounidense, trabajan con el sistema operativo #Linux.

Carrera al primer puesto

Ahora bien, Estados Unidos quiere recuperar el puesto número uno del ranking con el diseño de un nuevo equipo, para lo cual, el presidente Barack Obama ha dado la orden de Creación de una Iniciativa Nacional y Estratégica de computación. Esta iniciativa culminaría con el ensamblado y puesta en funcionamiento de una supercomputadora que opere a 1.000 petaflops por segundo antes del año 2025. Varios departamentos gubernamentales llevan años estudiando el tema, y esperan que esta supercomputadora sea capaz de generar desde medicamentos personalizados hasta predicciones a largo plazo de fenómenos climáticos.

Anuncios

Estos equipos actualmente son capaces de simular explosiones de armas nucleares y cualidades aerodinámicas de aviones. También reproducen el funcionamiento del cerebro humano y permiten estudiar materiales a nivel molecular, entre otras cosas.

Trabas para Tianhe-2

En el mes de abril del corriente año, la BBC afirmó que Estados Unidos intentó bloquear la compra de chips Intel Xeon a China. Intel habría solicitado importar decenas de miles de chips para actualizar el modelo Tianhe-2, y el Departamento de Comercio de Estados Unidos negó la licencia por una sospecha de investigaciones nucleares que estaría realizando China con este equipamiento.

Cierto o no, la realidad es que las supercomputadoras son altamente demandadas por los gobiernos y se invierte mucho dinero en la investigación de este campo. Países como Alemania, Arabia Saudita y Japón encabezan la lista de las 500 supercomputadoras más potentes del mundo, con China y Estados Unidos en los tres primeros puestos. #Estudios #EEUU