El pasado jueves cerca de las nueve de la noche, un extraño objeto volador surcó el cielo de la Argentina. Los que lo observaron quedaron atónitos ante la situación. El percance no tardó en alcanzar a las redes sociales, causando un gran revuelo y cientos de comentarios. Fotos, vídeos y muchas preguntas. El fenómeno se convirtió en tendencia bajo el hashtag #cieloverde.

Los expertos aún no se han puesto de acuerdo al calificar la escena vivida. Según declaraciones del Investigador del Instituto de Astronomía y Física del Espacio de #Argentina (IAFE), César Bertucci: "Se trata de un fragmento de cometa de tamaño mayor , que combustionó durante su descenso a través de la atmósfera".

Anuncios
Anuncios

Por otro lado, Jorge Coghlan, miembro del CODE, aseguró que se trataba de materia interplanetaria, o sea, un bólido.

Pero lo que llamó especialmente la atención de los asistentes, fue el color verde intenso que desprendía el objeto. Muchos se preguntaron a que se debía tal fenómeno, y algunos han tratado de resolver esta incógnita. Bertucci afirmó que el color verde se debe a la composición química de los fragmentos, que, aunque se componen principalmente de hielo, pueden dar lugar a que sus compuestos químicos, y crean colores al entrar en combustión al contacto con la atmósfera de la Tierra.

Sin embargo, para Emmet Fletcher portavoz de la Agencia Espacial Europea, la impresionante estela verdosa fue ocasionada por el magnesio que contenía el meteorito. El magnesio interactúa con el oxígeno convirtiéndolo en un plasma.

Anuncios

Produciendo así el efecto de un tubo de neón. También aseguró que cada día uno o dos meteoritos atraviesan nuestra atmósfera, pero terminan desintegrándose antes de alcanzar la Tierra, debido a su pequeño tamaño. Afirma que no deberíamos preocuparnos ya que las posibilidades de impacto real, son ínfimas.

Especialmente inusual fue el hecho de que en una noche nublada, y lluviosa, el objeto fuera visto desde puntos geográficos alejados. El fenómeno fue avistado desde Buenos Aires, en Concordia, Entre Ríos, Santa Fe, Teodelina. También se llegó a ver en distintos distritos uruguayos de Río Negro, Durazno, Paysandú, Colonia y Salto e incluso en varias localidades brasileñas.

Lo que nos queda por preguntarnos es cuándo volveremos a ver semejante fenómeno astronómico. ¿Podremos verlos más a menudo y en otros continentes? ¿Qué posibilidad real hay de que un meteorito impacte contra la Tierra y la destruya? ¿Son peligrosos o son inofensivos? ¿Son preciosos o desconcertantes? En cuánto al espacio, todo son preguntas, y muy pocas son las respuestas.