En el departamento de Val D'Oise situado en la ciudad de Pontoise a pocos kilómetros al norte de París se llevó a cabo, este último fin de semana, una conferencia musulmana que trató sobre el papel de la mujer en el Islam. En medio de la disertación de uno de los ponientes, dos mujeres activistas de la organización por los derechos de la mujer, Femen, subieron al escenario con sus torsos al desnudo, pintados con inscripciones tales como "nadie me hará someter" y "soy mi propio profeta".

Gritaron algunos lemas y frases alusivos por unos instantes hasta que fueron brutalmente reducidas por un grupo de participantes quienes llegaron a patear y golpear repetidamente a una de ellas.

Anuncios
Anuncios

Varios de estos hombres, entre los que se encontraban organizadores y guardias, las rodearon y fueron detenidas posteriormente por la policía.

Femen es una organización feminista y atea fundada en 2008 en Kiev, capital de Ucrania. Realizan protestas en varias partes del mundo y el lema con el que se manifiestan en su web es "¡Nuestras armas son nuestros pechos desnudos!". Cuentan con otra sede en Clichy, un suburbio de París entre otras ciudades del mundo como Zurich (Suiza), Tel Aviv (Israel), también en Varsovia (Polonia), Roma (Italia) y Río de Janeiro (Brasil), y más recientemente en España.

Tienen como modo de protesta y lucha el de irrumpir en diversos actos con el torso desnudo, con frases pintadas en sus pechos o con flores en el cabello contando para eso con sus integrantes mujeres quienes se manifiestan por los derechos de la mujer y de otras minorías como el de los derechos de los homosexuales.

Anuncios

Están en contra del turismo sexual y de la obligación de llevar burka.

También se han manifestado en contra de la Iglesia Católica y varias instituciones religiosas. Tras los incidentes, Femen, publicó un comunicado en su cuenta de Facebook en el que denuncia la posición en la que se encuentra la mujer en el Islam y critica las conferencias de este tipo donde se insta a las mujeres a "ser dóciles y silenciosas" y "servir con abnegación a sus maridos". #Derechos Humanos #Francia