Desde que se reveló la existencia de un tren que estaría repleto de oro y otros objetos de valor de los nazis (lo hizo un hombre que trabajó en el, y lo dijo en su lecho de muerte), la atención del mundo se posó sobre la ciudad polaca Walbrzych. Mientras la fiebre por el oro nazi continúa, dos hombres locales que no quisieron ser identificados mostraron fotos al periódico británico dailymail de piezas que hallaron en el lugar, donde un radar de penetración terrestre mostró que el supuesto tren está.

Monedas, un casco y hasta una figura de la tan representativa Águila son los objetos que en las fotos se muestran, aunque el hecho de que se hayan enseñado fotos y no los objetos hace que tengamos cierta precaución en tomar eso como evidencia concreta.

Anuncios
Anuncios

Rumores apuntan que el tren podría incluso tener piezas de la legendaria Cámara de Ámbar; habitación del zar ruso que estaba compuesta de (valga la redundancia) de piezas de ámbar cuyo valor era unas doce veces superior al del oro. Los objetos pertenecientes a la Cámara valdrían unos 250 millones de libras esterlinas.

Semejante tesoro atrajo a cazadores de todo el mundo e incluso a gente de la zona. El gobierno decidió cerrar el área (unos 4 km) porque no se descarta la presencia de trampas (minas) y hasta material tóxico.

Se pudo divisar una camioneta negra con aparentes equipos de rastreo muy sofisticados, lo cuál hace pensar que el gobierno ya está investigando el área, ya que la misma está cerrada como se dijo y la palabra oficial es que no habrá excavaciones hasta la primavera (!).

Anuncios

Expertos sostienen que para acabar con la locura las excavaciones deben empezar ahora mismo.

Los túneles se construyeron para albergar armas especiales (como los Cohetes V2), objetos de valor, el mismo Hitler los usaba de búnker. Las especulaciones llegan hasta creer que evidencia OVNI incluso.

Las historias en torno al tren, van desde que se vieron tres entrar a esos túneles y nunca salir hasta unas relacionadas a un hombre llamado Tadeusz Slowikowski. Este dedicó gran parte de su vida a la búsqueda: construyó una réplica de la entrada al túnel en su casa. El mismo cree que una familia que vivía en cercanías fue asesinada por haber visto a oficiales nazis ocultar el vehículo. En el año 2000 sostiene que su perro fue envenenado por el Servicio Secreto polaco, como método de advertencia y disuasión; se estaba acercando en su búsqueda.

Por si fuera poco, la cantante y celebridad local Edyta Nawrocka le hizo una canción al tren. #Globalización