Varios lugares públicos pidieron ser excluídos de la aplicación Pokemon Go, no quieren tener gimnasios, paradas ni criaturas virtuales dentro de sus territorios. Los rechazos más vehementes provienen de sitios históricos, que tuvieron que padecer la presencia de 'cazadores' de pokemones, quienes no eran respetuosos con la historia del lugar donde estaban 'jugando'. Las locaciones que más se quejaron fueron el campo de exterminio de Auschwitz (Polonia), el cementerio militar de Arlington (Estados Unidos), el memorial de Hiroshima (Japón) y el memorial de la Shoah en Alemania.

Hasta ahora fueron dos los países que prohibieron a la popular aplicación: Irán y Arabia Saudita.

Anuncios
Anuncios

En el primer caso, allí creen que el juego facilita el espionaje. El segundo, argumenta que Pokemon Go es demasiado adictivo, lo cual promueve la ludopatía, algo prohibido por el Islam. Allí también creen que la aplicación es tan nociva como el alcoholismo. Hay un tercer país que se sumaría a los dos primeros: Venezuela, allí el presidente Nicolás Maduro dice que el juego se basa en la violencia y está buscando la manera de prohibirlo.

Pokemon Go llegó a la Argentina el miércoles 3 de agosto por la tarde, causando furor entre los usuarios de todas las edades, especialmente los adolescentes. Aunque también ya se registraron robos y accidentes, producto de la distracción que produce el juego, quien capta la atención del usuario por completo. Varios alumnos de escuelas secundarias directamente se retiraron en medio de una clase para cazar pokemones, por lo que fueron sancionados, pero luego los estudiantes seguían jugando como si nada.

Anuncios

La aplicación genera tanto fanatismo alrededor del mundo, que ya son muchos quienes le encuentran razones misteriosas ante tanto éxito. Por ejemplo, diversas iglesias evangélicas aseguran que ese juego es satánico porque se basa en el lema de 'atrapar y matar para ganar'. Quienes defienden a Pokemon Go argumentan que es sólo un juego que está de moda y entretiene de forma divertida. #PokemonGo #Globalización #Apps Móviles