A consecuencia de la guerra civil siria iniciada en el marzo de 2011 que inició en el marco de la Primavera árabe, llevándose a cabo protestas contra el gobierno que se ha prolongado por mas de 5 años y en la cual según cifras oficiales del Observatorio Sirio, han muerto aproximadamente 300.000 personas, los representantes de la ONU en #Siria intentan restablecer el cese al fuego en Aleppo que ha quedado suspendido tras las fallidas conversaciones en Ginebra entre el secretario de estado Jhon Kerry y el ministro de exteriores ruso Sergey Lavrov.

En las últimas semanas, el ejercito sirio ha hecho sus mayores avances en Aleppo desde el año 2013 , apoderándose de gran parte de la ciudad y expulsando a los grupos rebeldes, con ayuda militar de Rusia. Sin embargo, unas 250.000 personas están atrapados en la ciudad, en donde los ataques a la población son constantes, y se impide la entrada de ayuda médica. Los hospitales han quedado totalmente destruidos a causa de las bombas barril y la artillería de fuego que son lanzados casi diariamente en la ciudad.

La semana pasada, el comunicado oficial anunciaba que se reducirán la cantidad de bombas debido al avance que hubo expulsando a los "terroristas". Por otro lado, podría también ser una estrategia para reducir la presión exterior debido a las denuncias que caen sobre el régimen sirio por la continua violación de derechos humanos a la población siria.

En el conflicto sirio se han involucrado varios países que defienden diferentes intereses políticos y económicos; Turquía que se había rehusado anteriormente ha intervenir en Siria, tomo parte desde el pasado 24 de agosto, siendo aliada de los rebeldes sirios y advirtiendo que atacaría tanto al autodenominado #Estado islámico como a los Kurdos, quienes cuentan con el apoyo de #Estados Unidos ya que han sido clave para despojar y vencer a ISIS en varias ciudades, ayudando a reducir el control de ciudades que tienen bajo su control.

Rusia por otro lado desde el año pasado se sumo, siendo gran aliado del régimen de Bashar Al- Assad, siendo señalada por EE.UU y gran parte de la comunidad internacional de ser cómplice del gobierno sirio en los ataques a la población. Esta seria una de las principales razones por las cuales ha costado tanto que los representantes de EE.UU Y Rusia logren un cese al fuego duradero y firmar un acuerdo, ya que por su parte Estados Unidos al igual que Turquía y Arabia Saudita están a favor de que Bashar al Assad deje el poder y de esa manera implementar un nuevo gobierno.

Actualmente Aleppo, una ciudad que ha sido centro de batallas entre los milicianos de ISIS, los grupos rebeldes que se oponen al gobierno y el ejercito oficial del presidente, Bashar Al- Assad, esta casi en poder absoluto de la ciudad, según expertos se estima que de no lograrse un alto en la guerra que invade la ciudad, en dos meses y medio mas aproximadamente, Aleppo podría quedar totalmente en ruinas. Los representantes rusos en el territorio han ofrecido a los rebeldes abandonar la ciudad y dejar sus armas allí, sin embargo, los rebeldes no abandonan la causa y gran cantidad de ellos permanecen luchando.

Varios organismos internacionales expresan su asombro a través de redes sociales al confirmarse que los países mas poderosos del mundo no harán nada por detener las masacres en siria, excepto intervenir por sus propios intereses