Gracias a una investigación periodística salió a la luz un informe que delata que en el barrio de Badia, Lagos, Nigeria, un grupo de prostitutas infectadas con VIH o enfermas de #SIDA ofrecen servicios sexuales por 2 dólares. Las mujeres no ocultan su estado de #Salud, todos saben que están enfermas y por eso cobran tan 'barato'. Lo terrible del caso es que muchos de sus clientes, de raza negra y blancos, no usan preservativos.

Anuncios

Sobre todo los hombres mayores de 50 años no tienen esa costumbre y son los que más se contagian del mortal virus.

Anuncios

'Los ángeles de la muerte'

Los habitantes de Lagos apodaron a esas prostitutas como 'Los ángeles de la muerte', ya que si no usan condón estando con ellas se contagiarán y morirán de sida. Como muchos clientes no se cuidan durante las relaciones sexuales, la enfermedad se propagó velozmente, produciendo también embarazos no deseados. Esos bebés nacen infectados y con poca expectativa de vida. Las condiciones sanitarias en Nigeria son desastrosas, convirtiendo al país en el tercer estado del mundo con mayor número de enfermos por esta enfermedad.

Sin solución

Las desafortunadas mujeres que están infectadas con el letal virus no siguen ningún tratamiento ya que prefieren dejarse morir. Tampoco cuidan a sus hijos si nacen con VIH porque muchas veces son entregados en adopción, esperando que algún matrimonio caritativo se haga cargo de ellos. Nigeria es un país con violencia machista que también sufre el flagelo de la trata de mujeres.

Anuncios

Muchas de ellas son llevadas al extranjero con la promesa de un trabajo decente, pero cuando llegan a destino son obligadas a prostituirse.

Todos estos males son consecuencia de la #pobreza extrema que vive Nigeria, que, como siempre, golpea más a la mujer. El drama del comercio sexual afecta a menores de edad, desde los 12 años aproximadamente. Las niñas son obligadas a vender su cuerpo, contraen sida muy pronto y mueren jóvenes. Como en ese país no hay perspectivas de progreso, las mujeres se dejan llevar por la desidia.