Katerina Netolicka la modelo checa de 26 años ha sido encontrada muerta en la bañera de su casa en extrañas circunstancias. Y no sólo fue lo extraño encontrar muerta a la modelo sino que también se encontraron junto a su cadáver los dos perros que la modelo tenía también sin vida.



No se sabe las causas que han producido la muerte de Katerina, se está esperando los resultados de la autopsia para tener detalles de lo acontecido y que la policía pueda determinar de qué falleció.

La modelo había sido imagen de Prada y de L´Oréal, y en junio pasado hizo un reportaje para la revista Harper´s Baazar.

Katerina vivía con Jakub Petruzalek, de 29 años, jugador profesional de hockey y su novio desde hacía cinco años. Jakub se encontraba en Rusia por trabajo, ya que su equipo  el Avtomobilist Yekaterinburg se encontraba en ese país jugando.

Según parece Jakub no podía contactar con la modelo después de hacerle varias llamadas y enviarle varios mensajes, así es que decidió llamar al hermano de Katerina para que se comunicara con ella. El hermano de la modelo que también intentó llamarla y Katerina tampoco le contestaba decidió ir directamente a su domicilio para ver qué le pasaba, y así fue como él fue quien encontró al cuerpo sin vida de su hermana y sus dos mascotas.

Aunque aún no se puede determinar que ha provocado la muerte de la modelo, la #Prensa checa ha señalado que la modelo no se encontraba en su mejor momento personal, los rumores apuntan a que se ha suicidado. Según el diario británico “Daily Mail” ha publicado que amigos cercanos a la modelo habian afirmado que se había llegado a autolesionar, y lo consideraban como una demostración de la depresión que estaba sufriendo la modelo.

Era tan amante del deporte como su novio, de hecho practicaba varios deportes de contacto, uno de ellos era el kick-boxing del cual el pasado de septiembre se proclamó campeona en la República Checa.

Por ahora se esta a la espera de los resultados de la autopsia para determinar si realmente ha sido una muerte provocada, o una muerte accidental.