Es una costumbre muy #Argentina: todos los 29 comemos ñoquis y ponemos el billetito abajo del plato, pero… ¿a qué se debe esta costumbre? Aún sin conocer los motivos, es un buen motivo para reunirse y disfrutar en familia de una rica comida.

De papa, calabaza, verdura y tantas opciones más, los ñoquis son un clásico argentino y otra herencia que nos dejó la inmigración italiana. En Italia se los conoce como Gnocchis, viene del plural gnocco, que refiere a la típica forma: bollo, o pelotita. El ritual es sencillo, debes preparas los típicos ñoquis que preparaba la ´´nona´´ y poner dinero debajo del plato. ¡Pero ojo! No debes usarlo.

De origen italiano, su inicio se remonta al siglo VIII y se debe a la leyenda de San Pantaleón. Fue un joven médico que un día se convirtió en cristiano y a partir de allí salió a peregrinar por el norte de Italia. Cuenta la historia que pasaba por una aldea, cuando sintió hambre y pidió comida. Los aldeanos eran muy pobres pero quisieron ayudarlos, entonces prepararon lo que tenia, harina y agua. Por su hospitalidad los bendijo augurándoles éxito y abundancia y así fue. Este episodio ocurrió un 29 de julio y es por ese motivo que ese día se recuerda con una comida sencilla, representada por los ñoquis. Sin embargo la costumbre de colocar el dinero abajo del plato es más moderna, ¿será parte de la conocida viveza criolla?

Para la astrología y la numerología el 29 es un número maestro, por lo que esta fecha tiene una connotación espiritual. Nos recuerda que no hay que perder la fe y que es el momento ideal para seguir haciendo nuestros pedidos de abundancia. Como esto sucede justo antes de que termine el mes, nos augura una gran capacidad de ahorro y que viene un comienzo de abundancia.

Receta

La receta es muy sencilla, aunque hay muchas maneras de hacerlo, todo va en el gusto de cada uno. En particular, ésta se relaciona más con la tradicional.

1kg de papas – 300 grs de harina 000 (por cada kilo de papa se calculan 300 grs de harina)

2 huevos

Sal a gusto

Ahora solo queda que lo pongas en práctica. ¡Manos a la obra!

Fuente: Jimena La Torre   #Familia #Cultura Buenos Aires