Ayer se cumplieron 140 años del nacimiento de Jorge Newbery, apasionado de la ciencia y la ingeniería, del deporte y de la aeronáutica, realizó numerosos aportes y proezas que le valieron el reconocimiento como un ídolo popular de la cultura nacional. A veces, se lo destaca por ser aviador y deportista, otras -tal vez menos-, por su contribución a la ingeniería nacional y al desarrollo energético. Sin duda, Jorge Newbery fue lo uno y lo otro.

El Señor Coraje, como lo llamaban, nació en la calle Florida en la Ciudad de Buenos Aires el 27 de mayo de 1875, hijo de padre estadounidense y madre #Argentina. Estudió y obtuvo su título en ingeniería eléctrica en la Universidad de Cornell y el Drexel Institute, EEUU, donde fue alumno del gran Thomas A.

Anuncios
Anuncios

Edison. Al regresar a la Argentina se convirtió en el primer ingeniero electricista que tuvo nuestro país, formó parte del desarrollo de grandes proyectos relacionados con la energía eléctrica, ocupó el cargo de Director General de Instalaciones Eléctricas, Mecánicas y Alumbrado público de la Ciudad de Buenos Aires hasta su muerte y ejerció la docencia en la cátedra de Electrotecnia en la Escuela Industrial de la Nación (actualmente, Escuela de la Educación Técnica Otto Krause).

Desde su lugar de funcionario público, y en concordancia con sus ideas nacionalistas, defendió la municipalización de la luz y el gas, como así también, la nacionalización del petróleo y su calidad. Merecen destacarse dos de sus escritos en los que expuso claramente estas ideas: Consideraciones generales sobre la municipalización de los servicios de alumbrado y El petróleo, éste último lo escribió conjuntamente con Justino C.

Anuncios

Thierry. Ambos escritos constituyen un significativo aporte al pensamiento nacional argentino y a la soberanía energética.

Su labor como pionero en la aeronáutica nacional también fue admirable, batió records de altura y distancia e inauguró los primeros cruces sobre el Río de La Plata. Sus inicios en el arte de volar comenzaron con la aerostación, fueron, junto a Aarón De Anchorena, los primeros argentinos en cruzar el Río de La Plata en el mítico globo El Pampero, uniendo, a través del aire, Argentina y Uruguay. Posteriormente a esta ascención fundó, en conjunto con otros entusiastas como él, el Aero Club Argentino y, desde allí, promocionó la creación de la Escuela Nacional de Aviación de la que fue su director. Dos instituciones que contribuyeron al crecimiento de nuestro país.

Luego empezó a volar en aeroplanos, obteniendo su licencia de piloto en 1910. Como aviador, fue el primero en realizar el doble cruce del Río de La Plata en el monoplano El Centenario. Un año y medio después, se preparaba en Mendoza para cumplir su gran sueño, hacer el cruce por la Cordillera de los Andes hasta Chile, había estudiado la ruta, los vientos, las temperaturas, la geografía y el clima en general para poder realizarlo.

Anuncios

No obstante, el 1º de marzo de 1914, día en que debía regresar a Buenos Aires, hace un vuelo de exhibición, el avión no le responde y cae, terminando con su vida a los 38 años.

Jorge Newbery merece ser recordado por sus logros en la aeronáutica, así como tambíen, por sus aportes al desarrollo energético de la Argentina. Su personalidad polifacética y sus grandes logros merecen que lo recordemos y le rindamos un justo homenaje. #Cultura Buenos Aires #Aviones