El inspector es una comedia basada en humor de equívocos del siglo XIX para más exacto fue escrita en 1836. Pero que aun retrata un tema vigente en la sociedad de cualquier país, y sobretodo el nuestro. La corrupción en cualquier ambiente desde el gobierno hasta el comerciante del barrio. Un tema vigente pero que causo revuelo en su época tan así que acarreo con la consecuencia hacia el autor de emigrar de su país a Italia. Un clan de personajes que causan empatía al instante y que con pena podemos sentirnos relacionados. Mantiene la eficacia para divertir e invitarnos a la reflexión.

La puesta toma el tema de la corrupción social y lo eleva al máximo.

Anuncios
Anuncios

No queda ambiente sin contaminar en la obra desde familia hasta el gobernante principal. Sentirnos cercanos es inevitable por lo que vivimos a diario en nuestro país, en la puesta todo es disparatado y en forma de comedia satírica, los conflictos que surgen entre los personajes son representativos de escenas comunes a la historia argentina de las últimas décadas. Políticos engañosos y cómplices del quehacer erróneo y ventajoso. 

Ambientada en Rusia del siglo XIX, los funcionarios de una aldea gozan en forma libre de ciertos beneficios y ventajas que el poder les ha otorgado pero todo para desmoronarse frente a la llegada de un inspector al lugar. Este representa un elemento incomodo y corrosivo a su organización corrupta y los enfrentara a la conciencia social. 

La puesta de esta compañía estuvo dos temporadas en capital federal en el #Teatro El Cubo, dirigida por Omar Saravia y Roberto Aguirre.

Anuncios

Y luego a mitad de este año en el Teatro del Repertorio en Vicente Lopez.

Un numeroso elenco que realizo una labor excelente con los personajes, ajustados en humor y el drama para aportar credibilidad a estos seres corruptos. Interpretada por Alejandro Zanga, Esteban Maggio, Alejandro Rattoni, Celina Telleria, Gisela Di Lauro, Oscar Cisterna, Patricia Tiscornia, Carolina González, Marilú Telleria, José Luis de Giano, Daniel Silveira, Fidel Araujo, Matías Tisocco y Gabriel Dopchiz. #Cultura Buenos Aires #Corrupción en Argentina